Causa Vialidad: el veredicto será a las 17.30 y Cristina Kirchner hablará después por redes

NACIONAL POLÍTICA


En total, son 13 los imputados por dos delitos: asociación ilícita y administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.

El Tribunal Oral Federal número dos anunciará a las 17:30 el veredicto en el juicio por la Causa Vialidad, en el que está imputada, entre otros, la vicepresidenta Cristina Kirchner.

La ex mandataria anunció a través de sus voceros que se expresará por medio de sus redes sociales después de conocer el veredicto.

El juez que presidió hoy la última audiencia del juicio, Jorge Gorini, convocó a las partes para las 17:30 para anunciar la decisión que tomará junto con sus colegas, Rodrigo Giménez Uriburu y Andrés Basso.

El anuncio sucedió a las últimas palabras del ex titular de Vialidad de la provincia de Santa Cruz Juan Carlos Villafañe, quien pidió su absolución tras repasar su vida en la provincia patagónica.

«Si hubiera tenido conocimiento de que lo que estábamos haciendo tenía algún vicio de que fuese ilícito, hubiera sido el primero en actuar inmediatamente para que no sucediera», destacó el ex funcionario, hoy jubilado.

Al cerrar la etapa de últimas palabras antes del veredicto, resumió: «Lo único que le ofrezco a mis hijos es la honestidad que he tenido toda mi vida. En estos pueblos chicos nos conocemos todos».

«Siempre estuvo puesto de manifiesto la efectivización para prestar de la forma más eficiente, honesta y rápida los servicios y las obras que debíamos ejecutar», proclamó Villafañe.

En ese sentido, recordó que la dirección que estuvo a su cargo requería la certificación de normas Iso e Hiram de certificación de calidad y transparencia para sus actos.

«Nadie pide normas Iso y normas Hiram si está pensando en cometer un ilícito. Sería suicidarse», justificó.

Villafañe se enojó con un tramo de la acusación del fiscal Diego Luciani, cuando se preguntó «cómo yo podía ser intendente y titular de AGDP (vialidad provincial) con secundario incompleto».

«Lo sentí como una injuria. Después de transitar muchísimos años en toda mi trayectoria no tuve ni una observación de los organismos de control que hicieron el seguimiento de mis gestiones en cada uno de los lugares en que estuve», recordó.

«Conocí a Luciani cuando fui a declarar presencial. Me pareció una buena persona. Simplemente quiero decirle con todo respeto: yo aprendí de un grande y la vida se encargó de demostrarme que tenía razón. El título habilita, pero no capacita. Tengo la formación de la vida, de mi experiencia, de mi trabajo».

Villafañe defendió todo lo actuado en materia de obra pública en Santa Cruz y señaló: «Para que se vengan a radicar hermanos argentinos tenemos que generar condiciones óptimas, con oportunidad de trabajo, de crecimiento y confort».

Expectativa por el fallo

El Tribunal anunciará el veredicto en el juicio por la obra pública de Santa Cruz entre 2003 y 2015, por el que la fiscalía pidió para la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner la pena de 12 años de prisión como jefa de una asociación ilícita.

Los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Andrés Basso y Jorge Gorini darán a conocer sólo el veredicto (inocente o culpable, y en este último caso cuántos años de pena) mas no aún los fundamentos de la sentencia.

Los magistrados disponen de un período de 40 días hábiles para dar a conocer esos fundamentos, lo cual –teniendo en cuenta la proximidad de la feria judicial de enero- estira los plazos al primer trimestre del año próximo.

En total, son 13 los imputados por dos delitos: asociación ilícita y administración fraudulenta en perjuicio de la administración pública.

El juicio comenzó en mayo de 2019 y celebró casi un millar de horas de audiencias, que tuvieron su etapa más resonante con los alegatos de la fiscalía y las defensas.

En caso de condenas, el delito de administración fraudulenta conlleva además la pena de “inhabilitación especial perpetua” para ocupar cargos públicos.

Durante la sustanciación del debate se produjeron dos situaciones que modificaron el escenario inicial: con el cambio de gobierno, la Oficina Anticorrupción dejó de ser querellante y en la etapa de alegatos, la Unidad de Información Financiera desistió de pedir pena para los imputados.

Así, sólo los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola mantuvieron en pie la acusación, y pidieron penas que van de los dos a los 12 años de prisión, en este último caso para Cristina Kirchner y el empresario Lázaro Báez.

En el tramo final del juicio, además, trascendieron fotografías en las que el juez Giménez Uriburu y el fiscal Luciani aparecen integrando un equipo de fútbol amateur que disputaba torneos en la quinta Los Abrojos, propiedad del ex presidente Mauricio Macri.

Las querellas, especialmente la de la vicepresidenta y la del ex ministro Julio De Vido, recusaron al fiscal y al juez, pero los planteos fueron desestimados.

Cristina Kirchner declaró en dos oportunidades en el juicio: al principio, en indagatoria y sin responder preguntas, y durante el alegato de su defensa, a cargo de los abogados Alberto Beraldi y Ary Llernovoy.

Previo a esa última exposición había pedido ampliar su indagatoria, pero el tribunal no se lo permitió porque ya estaba en marcha la etapa de alegatos.

Entonces la vicepresidenta optó por formular en una transmisión en vivo de Youtube ese descargo que tenía previsto en el juicio.

El veredicto es apelable en al menos una instancia, la Cámara Federal de Casación Penal, y eventualmente también ante la Corte Suprema por vía de un “recurso extraordinario” o, en su defecto, un “recurso de queja”.

Sólo después de la intervención de la Corte, la sentencia tendrá fuerza de cosa juzgada.

Dejanos tu opinión