El Gobierno dijo ver una “sensación de estabilización” en la economía, aunque reconoció que la inflación de julio no es la esperada

POLÍTICA


“No es el índice que tenemos que tener, hay que seguir trabajando”, reconoció la portavoz de la Casa Rosada, Gabriela Cerruti, aunque le endilgó la escalada que se daría a la “incertidumbre” de las últimas semanas.

En la previa de que se conozca el número de inflación de julio esta tarde, desde el Gobierno admitieron que no es “el número que esperan”, por lo que anticiparon de esta manera que será más alto que el de junio, que alcanzó 5,3%. La encargada de transmitir la sensación de la Casa Rosada fue la portavoz Gabriela Cerruti, quien sin embargo durante su habitual conferencia de los jueves dijo hoy que hay una “sensación de estabilización” en la economía, después del ingreso al Palacio de Hacienda de Sergio Massa.

“Por supuesto creemos que no es el índice que esperamos y tenemos que tener”, admitió la vocera de la Presidencia en cuanto a la cifra oficial que publicará el Indec. “Hay que seguir trabajando, es prioridad del Gobierno la inflación”, sostuvo.

No obstante, justificó esta nueva escalada que llegaría en el indicador con eje la inestabilidad de las últimas semanas por los movimientos que se dieron en el equipo económico, ante la salida de Silvina Batakis tras 24 días en el cargo y el ingreso del líder del Frente Renovador para reemplazarla.

“[Se da] en un marco de semanas de mucha incertidumbre, con una corrida del dólar muy fuerte y movimientos especuladores que trataban de generar crisis de incertidumbre, provocar devaluación. Cuando se juega con los movimientos especulativos, a generar incertidumbre política, incertidumbre con el dólar, se está jugando con la mesa de los argentinos. Deberían entender los que los llevan adelante”, se quejó.

Y en ese sentido también sostuvo: “No podemos desconocer que a principios de este mes algunos consultores decían que a fin de mes iba a haber inflación de dos dígitos. La sensación de terror y el vértigo con respecto a semanas donde el blue parecía que marcaba la economía argentina. Todo eso genera irritación, daña directamente el bolsillo de los argentinos, tiene impacto en inflación. Hay que hacerse responsables: están dañando la mesa de los argentinos”.

Aunque cargó sobre el mercado, la portavoz admitió que la inflación es un “fenómeno multicausal” influido también por la guerra en Ucrania, que impactó sobre “los fletes y los combustibles”. Dijo, además, que el Frente de Todos decidió imprimirle cambios a su estructura y “mejorar su manera de gobernar y llevar adelante los temas económicos” tras haber hecho una “reflexión” sobre lo que sucede en esa área. “La inflación es la preocupación central del Gobierno”, aseveró.

Pese a eso, Cerruti no le puso fecha al encuentro entre el Gobierno con sindicalistas y empresarios para alinear inflación y salarios por 60 días, algo que había anticipado el presidente Alberto Fernández desde Lomas de Zamora el martes y que, según dijo el mandatario, iba a hacerse esta semana en coordinación con Massa. “El Presidente y el ministro de Economía están trabajando en esa convocatoria, en las medidas y alcances. Cuando esté disponible, la van a conocer”, se limitó a decir Cerruti.

“Sensación de estabilización”

Este adelanto de otra cifra de inflación alta demostrará que el Gobierno aún no puede contener el índice, pero aún así la portavoz destacó como primera frase de su conferencia: “Hay una sensación de estabilización en muchísimos temas”.

Entonces, puntualizó en que los dólares financieros cayeron 15% aproximadamente, en que subieron entre 15% y 25% los bonos soberanos, y en que se “despejaron” dos billones de pesos de deuda pendiente para vencimientos posteriores a 2023. “Hicimos frente a un intento de corrida y especulación buscando la devaluación, eso está estabilizado”, afirmó la funcionaria, quien también dijo que el Gobierno desmintió “rumores de la oposición” sobre que habría un reperfilamiento de la deuda, algo que -según dijo- “contribuyó a la incertidumbre”.

Además, indicó que ahora están “ordenando el programa de gastos y las cuentas fiscales” y remarcó que hubo un aumento récord en la recaudación, de 87% con respecto al año anterior. Puntualizó, asimismo, en los aumentos jubilatorios anunciados ayer y en que tanto esos haberes como el salario privado “crecieron por encima de la inflación”. También, en que el índice de construcción se posicionó 7,2% arriba de igual mes de 2021.

En tanto, y ante la preocupación por el bajo nivel de reservas del Banco Central -que igual según su titular, Miguel Pesce, “son apropiadas para afrontar las obligaciones”-, Cerruti indicó que las importaciones de energía “tuvieron un impacto” en esto, pero aseveró que esa fue la decisión del Gobierno pese a que los precios de la energía estaban “por las nubes” para no aplicar “recortes” en la luz y el gas de los hogares. “Esa medida será valorada en el tiempo”, sostuvo, pese a la “estrechez” de reservas.

Venezuela

Por otra parte, la portavoz respondió los dichos que partieron desde la administración venezolana de Nicolás Maduro, donde calificaron el atentado terrorista de la AMIA como un “falso positivo” en medio de los reclamos para que la Justicia argentina libere el avión de Conviasa retenido en Ezeiza. “Son expresiones de diferentes actores de la vida venezolana, como actores de la vida argentina han tenido expresiones fuertes con respecto a Venezuela. Y eso no implica un accidente diplomático”, deslizó Cerruti que así decidió no cargar contra la gestión chavista.

Idas y vueltas con la Ciudad

Después de que ayer la Policía de la Ciudad detuviera a un hombre que intentó atravesar un piquete de las organizaciones de izquierda en el centro porteño e iniciaran un sumario contra el uniformado a cargo de la actuación, la portavoz nacional prefirió no polemizar con Horacio Rodríguez Larreta. “Esperamos que tengan un buen protocolo”, afirmó, a la vez que le pidió a los piqueteros que encuentren vías de contacto con el Ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Juan Zabaleta.

Sí volvió a ir contra la decisión capitalina de quitarle los planes sociales a las familias cuyos hijos o hijas no tengan regularidad escolar, al decir que de esta manera se utiliza el programa Ciudadanía Porteña ”como castigo o doble estigmatización”, tal como lo había planteado en su Twitter esta semana.

A un día del paro nacional que impulsó la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera) en rechazo a la “criminalización y judicialización de la protesta social” después de un un fallo que declaró culpable por “incendio gravoso” al dirigente sindical Santiago Goodman en Chubut, Cerruti pidió que los niños y niñas estén en las escuelas. “Respetamos el derecho a huelga, pero preferimos que las medidas se lleven adelante de otra manera, no quitándole la posibilidad a los niños y niñas de estar donde tienen que estar: estudiando y en las aulas”, dijo.

Vialidad

También en su rueda de prensa cuestionó el avance del alegato en la causa Vialidad contra la vicepresidenta Cristina Kirchner y respaldó el pedido de recusación que hizo la defensa de la exmandataria, al alegar que el fiscal Diego Luciani y el juez Rodrigo Giménez Uriburu no solo eran compañeros en el equipo de fútbol amateur Liverpool, sino que también fueron invitados a jugar en la quinta Los Abrojos, propiedad del antes mandatario opositor Mauricio Macri.

“Quienes juegan al fútbol son amigos y conocidos del expresidente. Y nadie entra a esa quinta si no tiene algún tipo de relación. La idea de que fue algo casual no resiste ningún tipo de credibilidad”, indicó Cerruti.

Fuente: LA NACIÓN

Dejanos tu opinión