Alberto Fernández define en Olivos una ley de Pandemia para tener consenso político y evitar la intervención de la Corte

NACIONAL POLÍTICA


Se reunirá hoy con Santiago Cafiero para ajustar los detalles de la iniciativa que regulará la actuación del Poder Ejecutivo y las 24 provincias ante los efectos económicos, sociales y sanitarios del COVID-19

Horas antes de partir hoy hacia Lisboa, Alberto Fernández recibirá a Santiago Cafiero en la quinta de Olivos para definir los últimos detalles de la ley de Pandemia que remitirá al Congreso para lograr que sus próximas medidas contra la segunda ola del COVID-19 tengan un fuerte consenso institucional y evitar así que la Corte Suprema cuestione sus decisiones de política sanitaria.

Cuando el Presidente y la oposición consensuaban todas las decisiones para aplacar al coronavirus, sólo bastaba que el gobierno dictara un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). Durante la primera ola de la pandemia, nunca sucedió que un DNU fuera impugnado en la justicia federal.

Pero esa etapa de armonía política e institucional se transformó en un escenario embarrado que ocupan a disgusto Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta. El presidente sufrió un fallo adverso en la Corte Suprema que castigó sin piedad, y ahora busca una vía legislativa para evitar que la Justicia revise -otra vez- sus decisiones de Estado.

Rodríguez Larreta fue beneficiado por el máximo tribunal y a continuación logró su mejor marca personal en las encuestas que lo miden en toda la Argentina. Sin embargo, el jefe de Gobierno porteño también prefiere que las disputas de poder se resuelvan en reservados despachos políticos adonde la toma de decisiones no tiene que justificarse con textos de John Locke o Thomas Hobbes.

Desde esta perspectiva, Alberto Fernández y Rodríguez Larreta coinciden en sancionar una ley que establezca reglas de juego para articular una armonía parecida a los primeros meses de la cuarentena. En lugar de un cónclave cada dos semanas, y la ceremonia infinita de un DNU escrito a los tirones, el Presidente y el Jefe de Gobierno comparten la idea de consensuar frente a una situación dramática e inédita.

Dejanos tu opinión