En medio de la fuerte tensión en el Ministerio de Economía, crecen los subsidios energéticos

ECONOMIA POLÍTICA


La disputa entre Martín Guzmán y Federico Basualdo estalló por la suba de las tarifas de luz. El kirchnerismo presiona para que aumenten las transferencias económicas a gastos sociales en plena segunda ola de coronavirus, pero Hacienda resiste con su propio programa.

La interna entre el titular del Palacio de Hacienda, Martín Guzmán, y el subsecretario de Energía, Federico Basualdo, estalló en plena negociación por el aumento de las tarifas de luz. Mientras el kirchnerismo presiona para sostenerlas congeladas, el ministro de Economía mantiene firme su propio esquema de readecuación. Los subsidios energéticos crecieron 228,1% en marzo respecto del mismo mes de 2020 y busca que no sigan disparándose.

En el Presupuesto 2021, Guzmán planteó para este año un incremento del 29% en las tarifas de luz con la intención de ir achicando las transferencias al sector. Se debe al fuerte peso que tienen los subsidios en el gasto público y la necesidad del Gobierno de ir equilibrando las cuentas en medio de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según un informe de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), en marzo se destinaron $105.150 millones a los subsidios energéticos, lo que representó un aumento del 228,1% en relación con el mismo mes de 2020.

Si bien el objetivo de Alberto Fernández el inicio de su gestión era el de minimizar el impacto del aumento de las tarifas en los ingresos de los trabajadores pero descongelando su valor, la pandemia de coronavirus cambió todos los planes.

A las erogaciones para cubrir el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE); los refuerzos para AUH AUE, y el Programa de Asistencia a Trabajo y la Producción (ATP), se le sumó el congelamiento de tarifas de servicios públicos durante toda la pandemia. Pero ya a principio de año se empezó a hablar de ir hacia un esquema de adecuación por debajo de la inflación.

Subsidios, gasto público y segunda ola

Según ASAP, las transferencias corrientes al sector energético fueron de $105.150 millones en marzo y se destinaron principalmente a Cammesa -distribuidora mayorista del mercado eléctrico- ($71.100 millones), al Plan Gas no Convencional Resolución MINEM N° 46/2017 ($16.494,6 millones), a Integración Energética Argentina S.A. ($12.754,6 millones), al Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de GLP de Sectores de Bajos Recursos y a la Expansión de Redes de Gas Natural ($1.897,3 millones) y a Yacimientos Carboníferos Fiscales ($1.587 millones).

Un informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) también advierte sobre los recursos destinados a cubrir subsidios, que en el caso de la energía crecieron 23,6% real en los primeros tres meses de este año y ganaron participación en la estructura del gasto público nacional.

Si bien el informe destaca que el sector público enfrenta esa segunda ola con menor déficit que el presupuestado -lo que le daría un margen para aumentar transferencias para cubrir gastos sociales- anticipa que el rojo primario del 2021 estaría en el 2,4% del PIB.

Aclara también que “la confirmación de la segunda ola de la COVID-19 desde abril, sumada al aumento de las restricciones a la movilidad y a la economía asociadas a la estrategia para su contención, generarán la necesidad de mayores transferencias de ingresos a familias y empresas afectadas. En ese sentido, estos mayores gastos y el posible freno en los ingresos fiscales podrán empeorar el resultado fiscal”.

“El piso para el déficit se estima en un nivel alrededor de 1,5 p.p. más bajo que el presupuestado. Este 1,5% del PIB sería el pulmón o colchón fiscal para enfrentar al coronavirus en 2021 sin empeorar el resultado deficitario originalmente previsto. El mismo es equivalente a la mitad del gasto covid del año pasado. Resulta clave que, dada la experiencia lograda en 2020, los recursos se focalicen de manera tal de lograr la mayor eficacia y eficiencia posibles”, concluye.

Fuente: TN

Dejanos tu opinión