Para Juntos por el Cambio, la suspensión de las PASO sería un “cambio de reglas” del Gobierno para ganar tiempo

NACIONAL POLÍTICA


Amplio rechazo en el PRO, el radicalismo y la Coalición Cívica al intento oficialista por modificar el sistema electoral.

Con un ojo en la interna del oficialismo, los referentes de Juntos por el Cambio cuestionaron a Alberto Fernández por habilitar en el Congreso el debate sobre la posible suspensión de las PASO ya iniciado el año electoral y sin un consenso previo con los espacios opositores. Hasta hace unas semanas algunos se mostraban dispuestos a discutir la eliminación en los casos en los que no hubiera competencia interna por las candidaturas, una posición que podría mantenerse, aunque aseguraron que por el momento desde el Frente de Todos no los convocaron a negociar.

La inclusión de las eventuales modificaciones al sistema electoral en la ampliación del temario para las sesiones extraordinarias por parte del Presidente se concretó luego de un nuevo pedido de un grupo de gobernadores, entre ellos los radicales Gerardo Morales y Gustavo Valdés. La evolución de la pandemia y la fecha de las primarias -el segundo domingo de agosto, en invierno- funcionan como argumento, aunque los dirigentes partidarios y legisladores opositores replican que responde a la “conveniencia” del Frente de Todos y a dejar sin una herramienta a Juntos por el Cambio para dirimir sus conflictos por las listas.

Aun así en el propio oficialismo se cruzan las posiciones, por los reparos del kirchnerismo, una disputa seguida con interés desde la UCR, el PRO y la Coalición Cívica. Por tratarse de una reforma en materia electoral, en caso de avanzar necesitará mayoría absoluta en ambas Cámaras: 129 votos en Diputados y 37 en el Senado.

No se pueden cambiar las reglas de juego de una elección y menos por un solo partido”, ratificó Patricia Bullrich, titular del PRO. “Cualquier modificación debe ser con un muy amplio consenso, especialmente con la principal fuerza de la oposición. Cualquier imposición va en línea con lo que en realidad quieren, que es llegar lo más lejos posible sin evaluación electoral del Gobierno”, dijo Cristian Ritondo, jefe de la bancada en la Cámara baja, a Clarín. En la misma sintonía se habían expresado los radicales Mario Negri y Luis Naidenoff, presidentes de los interbloques en Diputados y el Senado.

Horacio Rodríguez Larreta también se mostró en contra, y más allá de lo que determine en el Congreso nacional restará la definición sobre el cronograma en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, en este último caso con mayoría de Juntos por el Cambio en el Senado. “Es como hace todo este Gobierno. Como con las vacunas. Siempre discutís sobre lo que dicen y no sobre lo que hacen. Instalan los temas antes de que se pueda estudiar lo que pretenden aprobar”, cuestionó el diputado Alvaro González.

En la Coalición Cívica también rechazaron la eliminación de las primarias, aunque sumaron otra mirada y no descartaron dar el debate. “Es extraño el decreto, creo que no habilita a suspenderlas sino a cambiar las fechas de las elecciones y los plazos de campaña. Si viene por ese lado se puede discutir. Las PASO democratizan la oferta de candidatos”, aseguró Juan López -titular del bloque de Diputados- a este diario, y agregó: “Al mismo tiempo muchos sostenemos que la pandemia es el momento para implementar un método de votación más transparente, seguro, económico y sustentable como la boleta única”.

Con divisiones entre intransigentes y moderados, más las pujas entre los socios y a la vez pulseadas hacia adentro de los partidos, para Juntos por el Cambio las primarias aparecen como un modo de definir las candidaturas e intentar preservar la unidad en los distritos sin acuerdo. La Ciudad, la provincia de Buenos Aires y Córdoba son tres de los que acumulan discusiones intensas en ese sentido en la previa a la etapa de definiciones. Desde hace un tiempo, cuando el Gobierno y los mandatarios provinciales instalaron el debate, integrantes de los tres partidos comenzaron a esbozar un esquema alternativo de internas con afiliados e independientes por si se confirma la eliminación de las PASO.

Los referentes en el Congreso aseguraron que hasta ahora no los convocaron a negociar, ni siquiera de manera informal. Algunos incluso escucharon a Máximo Kirchner, hace algunas semanas, bajarle el pulgar a la eventual suspensión. La radical Carla Carrizo presentó un proyecto para postergar la fecha de las primarias hasta la primavera.

“Puede haber alguna discusión para donde haya listas únicas o posponer el cronograma, pero nuestra decisión está tomada: es de rechazo, porque lo que quieren es ganar tiempo. Prevén un resultado adverso y entonces especulan”, resumió un integrante de la coalición opositora.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión