Donald Trump abandonó la Casa Blanca antes de la asunción de Joe Biden: “Volveremos”

INTERNACIONAL


El mandatario dio un discurso ante sus invitados y seguidores antes de su último vuelo a bordo del avión Air Force One rumbo a Florida. No se reunió con Joe Biden, pero le deseó suerte

“Tengan una buena vida, nos veremos pronto. Gracias”. Estas fueron las últimas palabras de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos en una pequeña ceremonia al pie del Air Force One que lo transportaría por última vez a Florida, a su casa de Mar-a-Lago que será su refugio.

Hubo alfombra roja, 21 salvas militares y algunos seguidores con banderitas que le gritaban “¡Thank you, Trump!”, pero al presidente saliente se lo vio algo cabizbajo y triste: una era tormentosa ha terminado, aunque el magnate ha dejado una puerta abierta para un posible regreso. “Volveremos, de una u otra manera”, advirtió.

El 45 presidente se va como jamás hubiera querido, luego de ser derrotado en las urnas por alguien a quien apodaba “Joe el dormilón”. Y luego de una semana absolutamente demoledora para alguien que siempre se jactó de ser un “winner” (ganador).

Estos días fue acusado de incitar un violento asalto al Congreso, se le inició de un proceso de impeachment, fue abandonado por varios de sus funcionarios y por el partido republicano, e incluso se le arrebató su juguete más preciado: las redes sociales.

El vicepresidente Mike Pence no fue a saludarlo al pie del avión. Prefirió ir a la jura de Biden, una ceremonia que Trump decidió esquivar y así romper una tradición de más de 150 años. Tampoco recibió al presidente entrante en la Casa Blanca, como marca la costumbre. Se fue solo, con su esposa, sus hijos y sus nietos, quienes han sido sus más fieles laderos.

El líder republicano del Senado también le dio la espalda estos días al hacerlo responsable de instigar el violento asalto al Capitolio del 6 de enero.

Sin un teleprompter que encorsetara sus palabras, Trump pasó revista a su administración. “Han sido unos 4 años increíbles”, dijo. Y se elogió el auge de la economía, al empleo récord, la suba de la Bolsa y hasta la creación de la fuerza del espacio.

Muchos de estos logros, sin embargo, fueron parte del pasado y no han podido acompañarlo hasta el final de su mandato porque se vieron destrozados por la pandemia o “el virus chino”, según volvió a decir sin abandonar hasta último momento su sesgo xenófobo.

Cuando las ruedas del Air Force One se elevaron de la pista de la Base Andrews, hubo alivio en buena parte del país. Se termina una era de un presidente intempestivo, que insultaba a sus rivales, que dijo más de 25.000 mentiras en su mandato, que se peleaba con la prensa, que echaba a funcionarios que lo contradecían, que atizaba a las milicias ultraderechistas y al supremacismo blanco, que vapuleaba a los inmigrantes, que se peleaba con aliados internacionales, que provocó una guerra tarifaria inédita.

En un hecho inédito en la historia, Trump se va sin haber reconocido su derrota en las elecciones de noviembre pasado, sin arrepentirse de nada y tampoco mencionó en su mensaje final a Biden. Apenas le dejó una carta en el Despacho Oval. Es posible que la haya escrito anoche porque estuvo trabajando hasta la madrugada.

Dejanos tu opinión