María Ovando fue condenada a 20 años de prisión

POLICIALES


En la mañana de este miércoles se dio a conocer la sentencia para los tres acusados. Marcos Laurindo fue condenado a 18 años y Lucas Ferreira a 12, en el Tribunal Penal Uno de Eldorado.

El Tribunal Oral Penal N°1 de Eldorado, condenó a 20 años de prisión a María Ovando, acusada de «haber permitido o no haber impedido el abuso sexual» de una de sus hijas y una de sus nietas. Los jueces ordenaron que Ovando fuera detenida de manera inmediata tras la lectura de la sentencia.

El Tribunal halló culpables también a los acusados de abuso pero les aplicó condenas menores: 18 años a Marcos Iván Laurindo y 12 a Lucas Sebastián Ferreira, como autores del delito de «abuso sexual con acceso carnal». 

El fiscal Federico Rodríguez había solicitado una condena de 22 años para Ovando, de 16 para Laurindo y 18 para Ferreira. 

En detalle, el pedido consistió en 22 años de prisión y detención inmediata para Ovando como cómplice primaria de abusos múltiples, dos casos gravemente ultrajante, y partícipe o facilitadora de corrupción de menores, mientras que para Laurindo y Ferreira solicitó penas de 18 y 15 años de cárcel, respectivamente, al considerarlos coautores de los mismos delitos.

Para el fiscal, los hechos investigados ocurrieron entre agosto de 2013 y marzo de 2015, mientras las niñas víctimas se encontraban bajo la guarda de Ovando, y considera que las pruebas recolectadas en el caso corroboran lo sucedido, haciendo especial preponderancia en los testimonios vertidos en Cámara Gesell por las menores.

“Está probado que los abusos comenzaron en agosto de 2013. Es la prueba la que está diciendo esto, no yo. Son las tres Cámaras Gesell, los certificados médicos y los peritos que opinan en la causa. Es la prueba la que indica la existencia del suceso”, señaló Rodríguez ante los medios el últimos jueves al culminar la ronda de alegatos.

Por otro lado, las defensas, encabezadas por los letrados Eduardo Paredes, Roxana Rivas y José Luis Fuentes por Ovando, y por el defensor oficial Rodrigo Torres Muruat por Laurindo y Ferreira, sostuvieron todo lo contrario y ante ello pidieron la absolución de los tres implicados.

En primer lugar, las defensas sostuvieron que los hechos endilgados en la acusación no fueron bien especificados, principalmente en cuestiones elementales de cómo y cuándo ocurrieron, por lo cual desde el comienzo del debate insisten en que el proceso debió haber sido anulado.

MD

Dejanos tu opinión