Campo Grande: lo imputaron por instigar a su pareja a que aborte con pastillas

POLICIALES


La acusación judicial recayó sobre un joven detenido en Campo Grande por violencia de género. La víctima terminó hospitalizada tras ser atacada a puñetazos. El sospechoso fue notificado en las últimas horas en el Juzgado de Instrucción 2 de Oberá.

Un joven de 27 años fue imputado en las últimas horas por “aborto”, tras comprobarse mediante un informe médico que la pérdida del embarazo de su pareja fue producto de pastillas que él mismo le habría instigado a ingerir, señalaron fuentes judiciales.

Fue la propia víctima quien denunció haber sido obligada a tomar los medicamentos abortivos, luego de haber recibido una golpiza por parte del acusado, agregó un vocero.

El caso por violencia de género salió a la luz el pasado sábado 12 de septiembre. No obstante y con el correr de la investigación la Justicia pudo determinar que la pérdida del bebé, de dos meses de gestación, fue producto de la ingesta de dichos medicamentos, lo que agravó la situación procesal del involucrado, precisó la fuente.

En una ampliación de indagatoria llevada a cabo recientemente, el juez de Instrucción 2 de la ciudad de Oberá, Horacio Alarcón, le notificó al sospechoso de la nueva imputación que pesa sobre el mismo. Como en la primera ocasión, el joven se abstuvo de declarar y seguirá detenido y a disposición de la Justicia.

De esta manera quedó imputado en forma preventiva por “lesiones agravadas por violencia de género, amenazas y aborto”.

Entre otras medidas, el acusado fue puesto al tanto del resultado del informe que en su momento le solicitó la Fiscalía de dicho Juzgado al SAMIC Oberá, donde se mencionan las causas del fallecimiento del feto que gestaba la víctima.

Según los voceros quedó claro para los forenses médicos que el deceso del bebé fue por la ingesta de medicamentos abortivos y no producto de la golpiza que sufrió la víctima.

Se quebró en la comisaria

Aquel sábado 12 de septiembre, minutos después de las 7 en Campo Grande, una joven de 22 años denunció a su pareja de 27 por agredirla a puñetazos dentro de la camioneta en la que regresaban de una reunión con amigos.

Según la víctima, su novio abrió la puerta del vehículo y la arrojó hacia el exterior, causándole lesiones. Además, la despojó de su celular para que no pida ayuda, según ella misma relató.

La trasladó hasta la comisaría y se fue del lugar. Tras ser llevada en un patrullero al hospital local y recibir curaciones, la joven denunció a su concubino, quien fue detenido al día siguiente en su domicilio.

No obstante la joven también recordó algunas circunstancias de su pasado reciente con el acusado. En sede policial se quebró y contó que desde hace siete años mantenía una relación de noviazgo con el ahora imputado, y que el pasado agosto le contó que estaba embarazada.

De acuerdo a los dichos de la joven, su pareja se mostró en desacuerdo con el bebé en camino y le instó a abortar, por lo que ella accedió a ingerir pastillas, lo que le provocó hemorragias.

El lunes siguiente al episodio de violencia la víctima fue a realizarse una ecografía al SAMIC Oberá y se supo que el bebé de ocho semanas estaba sin vida.

Debido a que sufrió una nueva hemorragia, la joven tuvo que ser hospitalizada. A partir de allí surgió una duda y con buen tino la Fiscalía del Juzgado de Alarcón solicitó el mencionado informe médico, con el objetivo de despejar dudas respecto a los motivos de la interrupción del embarazo de la víctima.

Finalmente, el examen determinó que la muerte se produjo como consecuencia de la ingesta de pastillas abortivas por parte de la madre, maniobra que para los investigadores judiciales fue presuntamente instigada por el acusado. Mientras tanto continúan los pasos procesales como ser testimoniales y otras medidas en la causa.

Fuente: Primera Edición

Dejanos tu opinión