La pelea 2021: Horacio Rodríguez Larreta proyecta elecciones sin Macri candidato, y con Vidal en la Provincia

NACIONAL POLÍTICA


El alcalde no cree que el ex mandatario vaya a estar en la boleta. La ex gobernadora es la apuesta fuerte en territorio hoy bajo dominio K.

Horacio Rodríguez Larreta preguntó a sus colaboradores cuántas entrevistas más tenía pautadas Mauricio Macri hasta cumplir con la interrupción de su retiro público como ex presidente. Fue una reacción a su modo, con la intención de evitar controversias y que quede superada la saga. En la entrevista con TN Macri había cuestionado otra vez la cuarentena, apuntó contra Cristina Kirchner y pasó facturas a Emilio Monzó y Rogelio Frigerio. Rodríguez Larreta prefirió enfocarse en la distancia que tomó el ex mandatario del próximo turno electoral: “No me veo como candidato”.

Era el escenario que venía contemplando el jefe de gobierno porteño, y aunque recién quedará definido entrado el otoño ya funcionó como una buena señal para su estrategia de cara a 2023.

“Nos manejamos sin esa hipótesis”, dejó trascender sobre un eventual regreso de Macri a una boleta en las legislativas de 2021. Su necesidad de fueros ante el avance de las investigaciones judiciales fue relativizada en la sede de Uspallata, en tanto la causa que más le preocupa al fundador del PRO, la del Correo Argentino, involucra a sus hijos más que a él, por lo que para ese caso la protección parlamentaria no tendría tanto sentido.

Sin los dos principales referentes del PRO en las listas, y en principio también sin nombres relevantes del Frente de Todos como Cristina, Máximo Kirchner y Sergio Massa en las boletas, Rodríguez Larreta buscará que en la provincia de Buenos Aires la coalición opositora muestre una carta fuerte: María Eugenia Vidal. Aun cuando se instaló la versión de su posible regreso a la Ciudad como territorio político, tanto el jefe de Gobierno como los intendentes del conurbano la consideran la mejor opción tanto por la intención de voto como para ordenar las pujas internas.

“La vemos camino a ser candidata en la provincia”, proyectaron confiados en la sede porteña, lo que no implicaría que vuelva a intentar conducir el distrito en 2023. La alternativa de la Capital quedará abierta, en un eventual duelo con Martín Lousteau. Vidal tomará más adelante la decisión sobre su candidatura -y de confirmarse, en qué distrito- con el propio Rodríguez Larreta.

Para el jefe de Gobierno la economía será un eje determinante en la campaña, como suele pasar y más con las dificultades actuales y la perspectiva para los próximos meses.

Aun así mantiene la mesura y evita adelantar la estrategia discursiva, un dilema para Juntos por el Cambio por el recuerdo fresco de los resultados económicos de la gestión de Macri. Para las legislativas habrá clima recién en mayo, según la mirada de Rodríguez Larreta. Para 2023, “falta una vida”.

El recorte de la coparticipación a la Ciudad aceleró en parte los tiempos de la maratón, la figura que usa para definir la actitud ante sus aspiraciones presidenciales, aunque no modificó su andar calculado: “La última parte se corre con la cabeza, ya no te quedan piernas”.

La postura moderada, de rechazo a la grieta para intentar ampliar hacia el centro del electorado, la aplica también en la interna de Juntos por el Cambio. A Macri le dejó pasar las críticas a la cuarentena -le respondió el ministro de Salud, Fernán Quirós- y los cuestionamientos a Frigerio y Monzó, ambos dentro de su proyecto político.

En todo caso pronunció unas palabras que pudieron interpretarse como una réplica en su discurso ante el coloquio virtual de IDEA: “Tenemos un enorme futuro como país si logramos dejar atrás las antinomias que atrasan. Las peleas llevadas al área personal atrasan”. Macri había insistido con apuntar a Cristina Kirchner. Rodríguez Larreta también aclaró: “La unidad de la oposición está fuera de discusión”.

El jefe de Gobierno no cree necesario diferenciarse de Macri, al menos por ahora, aun con la economía como eje de la campaña. Para reforzar esa percepción remitió a una encuesta que recibió en la semana, y que publicó Clarín, en la que mide mejor que Cristina Kirchner y Alberto Fernández en la provincia de Buenos Aires, y con números casi opuestos con el ex mandatario: 65% de positiva y 32% de negativa, contra 27% y 71%.

No se comunicaron en los días siguientes a la reaparición pública del fundador del PRO. En charlas anteriores habían hablado del escenario hacia 2023: sin sentir que hubo una “bendición”, Rodríguez Larreta tomó la charla como un aval de Macri a sus aspiraciones presidenciales.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión