Más ruido en el oficialismo por Venezuela: Alicia Castro increpó a Felipe Solá por decir que el Gobierno de Nicolás Maduro es “autoritario”

NACIONAL POLÍTICA


El canciller dijo este jueves que el régimen de Maduro es “autoritario”. Y la designada embajadora ante Moscú lo increpó por Twitter.

Fiel a un estilo que se va imponiendo en las redes sociales, donde hasta los políticos libran inéditas batallas virtuales, con insultos y amenazas, la designada embajadora ante Moscú,  Alicia Castro atacó este jueves al canciller Felipe Solá. Lo grave es que Solá vendría a ser el jefe de la ex sindicalista del gremio de Azafatas. 

Castro, que fue embajadora de Cristina Kirchner en Venezuela y Reino Unido, atacó a Solá ahora por unas declaraciones radiales que hizo y en las que consideró como «autoritario» al régimen de Nicolás Maduro. 

«El gobierno es de origen legítimo, tiene una relación cuasi bélica con la oposición dura… Y al mismo tiempo Venezuela está terriblemente golpeada por el precio del petróleo y por la cantidad de sanciones y bloqueos que tiene”, analizó Solá a radio La Red. «Hay una gran facilidad para meter presos políticos», dijo el canciller. «Luego los suelen largar, aunque no siempre. El gobierno es autoritario, sin dudas”, completó Solá, que este jueves festejaba su cumpleaños en cuarentena. 

Entonces salió Castro al ruedo por Twitter. «Despues de las aclaraciones de @alferdez es llamativo que el Canciller siga machacando contra Venezuela. Sería oportuno que se exprese contra la proscripción y condena de Correa en Ecuador, el Gobierno de facto de Bolivia que posterga elecciones, la situación de Chile y de Brasil».  Castro fue íntima amiga del fallecido ex presidente Hugo Chávez.

Castro usa sus redes para expresar abiertamente sus ideas, con respaldo de la hoy vicepresidente Cristina Kirchner, su madrina política. La semana pasada atacó al presidente de Diputados, Sergio Massa quien consideró abiertamente que Venezuela era una dictadura.

Fue después de que el presidente Alberto Fernández condenara al régimen de Maduro a través de su embajador ante las Naciones Unidas, de Ginebra. Federico Villegas Beltrán no sólo acogió el duro informe sobre violaciones a los derechos humanos en Venezuela que presentó la Alta Comisionada para los DDHH del organismo, la chilena, Michelle Bachelet. Pidió también elecciones «libres» y «transparentes», lo que no ocurre en Venezuela.

Pero con el correr de las horas el Presidente recibió presiones de los sectores más duros del kirchnerismo, entre ellos de Victor Hugo Morales. De manera inesperada Fernández salió a decir que no había cambiado su posición sobre Venezuela y que mantenía diferencias con Estados Unidos sobre el país caribeño.También salió al ruedo Hebe de Bonafini por un encuentro de Alberto F. con empresarios.

Un miembro del Gobierno consultado por Clarín, que no quiso identificarse, fue lapidario y hasta se refirió al tema con humor. «Alicia Castro no representa a nadie. No tiene nada, o nada más que el Kavanagh», afirmó en referencia al lujoso departamento que posee en el barrio de Retiro la ex dirigente del gremio de Azafatas. 

Castro fue nombrada por Fernández embajadora ante Moscú, casi en paralelo a Ricardo Alfonsín, como embajador en Madrid. Ambos se reunieron con el presidente antes del comienzo de la cuarentena, pero el pliego que los confirma como embajadores políticos del Gobierno aún no fue tratado.

La confirmación de Castro estaría en dudas, pero no cerrada. Afirman que está molesta porque puso una condición para ir a Moscú: que un arquitecto remodele la residencia diplomática argentina en la capital rusa. Quiere que le instalen un ascensor para subir al primer piso. Pero ya le han dicho que eso es muy difícil, por razones presupuestarias y porque se trata de un edificio de 1800, y será muy dificil que le autoricen la remodelación. Entre tanto, el embajador Ricardo Lagorio, respira aliviado porque eso dilatará su vuelta

Fuente: Clarín . 

Dejanos tu opinión