Crimen de Fabián Gutiérrez: el principal acusado negó ser el asesino y culpó a uno de los detenidos

POLÍTICA


Facundo Zaeta aseguró que solo quería robarle al exsecretario de Cristina Kirchner. Señaló que Facundo Gómez «le reventó la cabeza con una piedra».

Facundo Zaeta, principal acusado por el crimen de Fabián Gutiérrez, negó ser el asesino y señaló a otros de los detenidos, Facundo Gómez.

El joven de 19 años presentó un escrito este jueves ante el juez Carlos Narvarte y negó haber sido la persona que mató al exsecretario privado de Cristina Kirchner.

Según se desprende de su declaración, admitió haber seducido al empresario con intenciones de robarle dinero, un plan que aseguró fue ideado por Gómez. A su vez, involucró en el crimen a otro de los detenidos, Pedro Monzón y desvinculó a su hermano Agustín, también imputado.

«Nunca tuve intenciones de lastimar o quitarle la vida a Fabián Gutiérrez, siempre fui con la idea que me había dado Facundo Gómez, que era robar los dólares que él tenía», manifestó Zaeta.

De acuerdo al escrito, Zaeta ingresó a la propiedad de Gutiérrez y una vez dentro le pegó dos trompadas en la mandíbula. Al caer al piso, lo ató con sogas y posteriormente ingresaron Gómez y Monzón.

En ese tramo los jóvenes le preguntan dónde está el dinero, hasta que dan con unos $90.000. Minutos después Gutiérrez logra librarse de las sogas e intenta encerrase en el baño. Allí comienza una lucha cuerpo a cuerpo entre el exsecretario de Cristina Kirchner y Gómez.

El informe final de la autopsia determinó que Gutiérrez fue estrangulado durante diez minutos, golpeado por varias personas, que tenía cinco cortes en el cuello y uno profundo debajo de la rodilla. Su rostro estaba desfigurado y tenía la nariz fracturada. Presentaba marcas en las manos, lo que evidencia que estuvo maniatado al momento del asesinato.

«(Gómez) trae una piedra del patio de la casa y se la da en la cabeza varias veces a Gutiérrez, casi hasta reventarle la cabeza. No tranquilo con eso, agarró la soga y se la pasa alrededor del cuello, ahorcándolo», detalló.

«Me asusté, me asusté muchísimo. Mi único fin era sacarle el dinero, no dejarlo sin vida», indicó Zaeta, que describió que, tras el crimen, Gómez se fue y lo dejó con Monzón para que se encargaran de limpiar la casa.

Zaeta dijo que luego llevaron el cuerpo de Gutiérrez en su propia camioneta a la cabaña que alquilaba Gómez y que después él y Monzón se bañaron en el quincho, se cambiaron la ropa y tiraron todos los elementos que habían utilizado para limpiar el lugar y la piedra con la que fue golpeado el empresario.

Tras la presentación del escrito, el juez Narvarte decidió realizar una inspección en el sitio donde Zaeta dijo haber dejado esas pruebas, con el fin de secuestrarlas e incorporarlas a la causa, agregaron las fuentes.

Fuente: TN

Dejanos tu opinión