El Gobierno rechaza una nueva propuesta de Vicentin e insiste en que avanzará con la expropiación

ECONOMIA NACIONAL POLÍTICA


El CEO de la compañía, Sergio Nardelli, presentó una propuesta “inaceptable” para el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen.

Para el Gobierno, la propuesta de Vicentin para evitar la expropiación es “inaceptable” y. salvo una maniobra de último momento de los empresarios, todo parece dispuesto para que en los próximos días se prepare la maquinaria en el Congreso para avanzar en el proyecto de ley para estatizar la compañía. Así lo aseguraron en la Casa Rosada, donde en línea con el escenario que planteó el presidente Alberto Fernández, se mostraron disconformes con la contraoferta que llevaron los directivos de la agroexportadora a la reunión que mantuvieron este viernes en la sede de YPF.

“Los ex directivos de Vicentin hicieron un planteo muy preliminar, que no llega a ser una propuesta, en la misma línea con lo que esbozaron en la reunión de anoche (por el jueves) en Olivos y que el Presidente ya consideró inaceptable”, dijeron este viernes al mediodía desde el Gobierno fuentes al tanto del detalle de la cumbre.

Por parte del Gobierno, encabezó la reunión el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas; quien estuvo secundado por el flamante interventor estatal, Gabriel Delgado; y el presidente de YPF, Guillermo Nielsen.

Del lado de Vicentin, desembarcaron su CEO, Sergio Nardelli; y el vice Alberto Macua. Fueron los que a priori iban a llevar la propuesta “superadora” que pidió el Presidente para revisar su decisión, algo que nunca ocurrió.

En criollo, Vicentin planteó que el Estado ingrese a la compañía inyectando capital ó que lo haga YPF a partir de los 18.500 millones de pesos de deuda que la firma mantiene con el Banco Nación. Ambas opciones ya habían sido descartadas por Fernández en el encuentro con Nardelli: «La única herramienta legal que nos permite entrar es la expropiación», fue la respuesta que transmitió Kulfas.

En simultáneo, mientras se desarrollaba la cita en YPF, el propio Alberto Fernández se mostró escéptico de que se pudiera llegar a un acuerdo para que el Gobierno diera marcha atrás con su proyecto de ley que pretende la estatización de la compañía.

“La expropiación es la herramienta para poder rescatar la empresa. No hay otro modo», sostuvo Fernández en diálogo con la periodista Cynthia García. De esta manera, puso un freno a los crecientes rumores de que estaba dispuesto a dar marcha atrás, luego de haber hecho el anuncio, con conferencia de prensa incluida, en Casa Rosada.

En el Senado, cerca de la vicepresidenta Cristina Kirchner afirmaron algo similar en las últimas horas. Pero la gestión del gobernador de Santa Fe, Omar Perotti; uno de los que buscó interceder para que en su provincia el problema no lo salpicara; hizo que Fernandez recibiera a Nardelli en la residencia presidencial.

«Si aparecen alternativas superadoras, el Presidente está dispuesto a escuchar», aseguró Perotti al cabo de esa cita del jueves. Pero la propuesta que acercó Nardelli no terminó de convencer.

Con todo, la reunión duró alrededor de dos horas, pero podría haber sido menos: cuando Kulfas se dio cuenta que el plan de Nardelli era casi calcado al que había escuchado apenas unas horas antes, dio por finalizado el encuentro e instó al ex CEO a continuar el diálogo formal con Delgado. «La intervención ya comenzó a gestionar la empresa”, fue el mensaje. El paso en falso de Nardelli no dejó de sorprender a los funcionarios nacionales.

No obstante, si bien reforzaron el mensaje que más temprano había dado Fernández, fuentes oficiales reconocen que “se dejó la puerta abierta para seguir conversando”. «Es difícil que aparezca algo superador, pero nosotros vamos a estar dispuestos a escuchar», dijeron.

Según pudo reconstruir Clarín de fuentes al tanto de la reunión, Kulfas expuso que Vicentin «es una empresa estratégica y el único objetivo es rescatarla».

«Queremos poner la empresa a trabajar, honrar su deuda y reconstruir la confianza que los productores perdieron en la empresa», afirmó puertas adentro el ministro, quien por la tarde mantuvo una videoconferencia vía zoom con acopiadores de Santa Fe, miembros de la Bolsa de Cereales de Rosario y Corredores de Cereales.

Los productores agrícolas son parte interesada en la resolución del conflicto: un cuarto del total de los 1.350 millones de dólares que debe Vicentin corresponde al sector.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión