El juez Martínez De Giorgi ordenó una pericia en la causa contra Macri por la denuncia de espionaje ilegal

NACIONAL POLÍTICA


El magistrado solicitó peritar la computadora en cuyo disco rígido borrado se recuperó una lista con los nombres de los mails de más de 80 políticos, periodistas y policias. También requirió los nombres del personal contratado en la AFI durante el gobierno del ex presidente.

En la causa donde se encuentra imputado el ex presidente Mauricio Macri a raíz de la denuncia efectuada por la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), Cristina Caamaño, el juez federal Marcelo Martínez De Giorgi ordenó una serie de medidas de prueba para determinar si hubo actividades de espionaje ilegal. También se encuentran imputados Darío Alberto Biorci, jefe de gabinete de la administración anterior de la AFI; Gustavo Arribas, en su calidad de ex Director General de la AFI y Silvia Majdalani, ex subdirectora de la agencia.

Fue la actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia y miembro de Justicia Legítima, Cristina Caamaño, quien denunció ante la justicia federal a la anterior gestión por presunta producción de inteligencia ilegal contra personas vinculadas a la actividad política, periodistas, dirigentes y fuerzas policiales, entre otros. «Al menos desde el 2 de junio de 2016 se realizó espionaje sobre correos electrónicos privados. La información fue recuperada de un disco rígido marca Western Digital, que había sido borrado y luego recuperado», sostuvo en su escrito.

Según reza la denuncia “las tareas de inteligencia que en este acto se denuncian no se encuentran ordenadas ni autorizadas por ningún magistrado; sólo fueron dispuestas por las autoridades del organismo que hoy se encuentra intervenido. Es así que debemos hablar lisa y llanamente de producción de inteligencia ilegal”.

Así, la actual gestión alude en la presentación judicial, a los delitos de «producción de inteligencia ilegal», «violación de correspondencia» y «violación del sistema informático», durante la gestión en la AFI de Gustavo Arribas.

La denuncia de Caamaño se conoce en el marco de una ofensiva judicial de Cristina Kirchner y de otras denuncias de supuesto espionaje. La ex presidenta está investigada por espionaje debido a que en su casa se secuestraron carpetas de inteligencia sobre el ex juez Claudio Bonadio, su colega Sandra Arroyo Salgado, compradores de dólares e inversionistas españoles, entre otros.

Este martes el juez Martínez De Giorgi, hizo lugar a una serie de medidas solicitadas por el fiscal Jorge Di Lello. En primer término, confirmaron fuentes judiciales a Clarín, se pidió a la AFI «copia de los legajos de los agentes» que en la denuncia fueron mencionados e identificados «como A y B», que dan cuenta de la presunta maniobra de espionaje ilegal.

Por otro lado, se requirió la nómina del personal contratado en la Agencia de Inteligencia, entre el 10/12/2015 y 10/12/2019; como también el envío del informe «del que surgirían los nombres de A y B como intervinientes en el hecho denunciado». El procedimiento que se llevó a cabo con motivo del hallazgo del disco rígido, es otro de los pedidos del Juzgado, junto «con las actuaciones sumariales que se hubieren labrado y las constancias por las que se acreditó que lo que surgiría de los discos no corresponde a una orden judicial». Es que el miembro de la comisión bicameral de inteligencia y diputado de Cambiemos, José Cano, pidió saber «la cadena de custodia» que tuvo la computadora en los últimos seis meses.

Asimismo, el juez pidió que intervenga la DAJUDECO y que inicie un peritaje sobre el disco rígido cuyo contenido motivó la denuncia. Con la medida se busca determinar «qué tipo de información tiene el disco, si existen correos electrónicos, y su titularidad, quiénes tuvieron acceso a esa información y si se puede identificar discos extraíbles que se hubieran conectado a él».

La semana pasada el fiscal Di Lello imputó a los denunciados remarcando que en otras ocasiones «la fiscalía impulsó este tipo de hechos, en los que se ventilaran maniobras relacionadas con tareas de inteligencia ilegal efectuadas por miembros de la Agencia Federal de Inteligencia. Por ello con los elementos presentado en la denuncia y en el informe, corresponde iniciar la instrucción penal correspondiente»,

En la denuncia formulada por Caamaño se hace referencia al presunto espionaje ilegal sobre correos electrónicos privados de al menos 80 damnificados.

La presentación de la Agencia de Inteligencia, afirma que “se encontraron rastros digitales que dan cuenta de la conexión de dispositivos externos a este disco en los que se almacenaba información de inteligencia sobre personas vinculadas a la actividad política de nuestro país, periodistas, dirigentes, fuerzas policiales, entre otros”.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión