Canje de deuda: fuerte rechazo a la oferta y ahora esperan que el Gobierno extienda la negociación

ECONOMIA NACIONAL POLÍTICA


Las versiones indican que las adhesiones no alcanzarían el 20%. Fue determinante la negativa de los grandes fondos extranjeros a aceptar la fuerte quita que proponía la Argentina

A las cinco de la tarde el ministro de Economía, Martín Guzmán, recibió los resultados de adhesión a canje de los bonistas ubicados en la Costa Este de los Estados Unidos. Una hora más tarde, los de la costa Oeste.

Es decir que a las 18, el Gobierno supo qué porcentaje de adhesión recibió la oferta de canje que presentó a los inversores. Las primeras versiones indican que la adhesión al canje no superaría el 20%. Incluso hay quienes aseguran que el porcentaje final estaría más cerca del 15%. Es probable que si ese fuera el resultado definitivo de la operación, ni se de a conocer el número, y que simplemente se diga que se estirará dos semanas las negociaciones para alcanzar una adhesión mayor. Naturalmente, para que ese objetivo se cumpla el Gobierno deberá aceptar mejorar sustancialmente la oferta. O ir directamente al default.

La idea de Guzmán sería tomarse todo el día de hoy para analizar los números, los porcentajes de aceptación de cada serie de bono elegible y recién mañana sábado por la mañana emitiría algún comunicado, donde contará el resultado del canje y, a esta altura lo más importante, si prorroga las negociaciones al menos dos semanas más. El mercado asume que habrá 15 días más de negociaciones.

La versión cayó bien en los mercados. Los bonos en dólares volvieron a subir, lo mismo que las acciones que cotizan en Nueva York. El riesgo país mostraba una ligera baja del 0,1%.​ Los dólares alternativos retrocedían cerca del 1%, y se ubicaban en torno a los $ 114 pesos.

En el Gobierno, de manera informal, se habla de que “más allá del cierre formal, no se cierra la negociación en sí con los bonistas, dado que la prioridad argentina pasar por restaurar las condiciones para un cronograma ordenado y sustentable”. El Gobierno enfrenta un vencimiento improrrogable: el 22 de mayo debe hacer frente al pago de 503 millones de cupones de intereses de tres bonos que, casualmente, están entre los elegibles para canjear.

Bajo esa consigna, entre los analistas e inversores se da por descontado que el 8 de mayo pasará de largo, y que las conversaciones seguirán a partir del lunes.

El punto es que con los números de adhesión sobre la mesa, si resultan bajos le darán más fortaleza a los acreedores para pedir una mejora de las condiciones que ofrece el Gobierno. Menos tiempo de gracia, menos quita de capital, un cupón de intereses más alto…

“El Gobierno continúa abierto al diálogo, en la medida en que los interlocutores compartan los preceptos de sostenibilidad expuestos en la propuesta argentina” decían esta tarde fuentes oficiales, en reserva.

“No hay intención de cortar las comunicaciones con los acreedores, por lo que hay disposición a evaluar contraofertas” No se descartaba que, dependiendo de cada serie, se pueda avanzar con un canje parcial de alguna serie de bonos. Es una incógnita cuál podría ser esa serie, dado que no hay una atomización importante en la tenencia de bonos.

Lo que sí se sabe es que los bonos que vienen del canje 2005 (Par y Discount) son más difíciles de canjear, la menos con la oferta actual. Exigen porcentajes de adhesión que llegan al 75%. Los bonos emitidos a partir de 2016, requieren porcentajes del 66%, que podrían bajar mediante combinaciones y también sustracciones de bonos para hacer el cálculo.

Lo que se sabe hasta ahora es que del total de bonos canjeables, el mercado local arrimó papeles por un valor nominal de 4.800 millones de dólares, sobre un total de 6.600 millones registrados en la Caja de Valores de Argentina. Eso daría un 7% sobre el total de bonos a canjear. Solo para llegar al 40% de adhesión total, los bonistas que tienen sus papeles en el extranjero deberían acercar otros 27.000 millones de dólares.

Parece una meta difícil por lo visto hasta ahora.

Las apuestas en el mercado apuntan a que el Gobierno tendrá dificultades incluso para llegar al 40%.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión