Coronavirus en Argentina: esta vez, Alberto Fernández no consultará a los gobernadores por videoconferencia

NACIONAL POLÍTICA


Los contactos para la nueva etapa se hicieron en forma individual. La mayoría de las provincias ya decidió cómo flexibilizar el aislamiento obligatorio.

Alberto Fernández comunicará hoy la extensión y la flexibilización de la cuarentena hasta el 24 de mayo. Está previsto que lo acompañen los jefes de los dos distritos más comprometidos por la pandemia: el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Tal como había anticipado el jefe de Estado, la nueva fase habilitaría el tránsito del 75 por ciento de la población.

Esta vez, Fernández no mantendría una videoconferencia con el resto de los gobernadores, como cada una de las veces que decidió extender el aislamiento preventivo. Así lo confirmaron en su círculo más íntimo, aunque en Olivos evitan ser taxativos. El mandatario y el ministro del Interior, Eduardo “Wado” De Pedro, mantuvieron deliberaciones con los gobernadores durante toda la jornada y en los días previos.

En cambio, Larreta y Kicillof sí mantuvieron audiencias por separado con el Presidente. La cercanía geográfica, pero fundamentalmente el hecho de que en el área metropolitana se concentran el 70% de los contagios.

En los tres niveles de gobierno pretenden coordinar las acciones para evitar los cortocircuitos comunicacionales que ocurrieron el 23 de abril, cuando el Presidente habilitó las salidas recreativas y los gobernadores de las provincias más pobladas y productivas del país dieron marcha atrás. “Estamos tratando de coordinar para que no sea una cosa de cada lugar. Somos muy prudentes, no está resuelto”, insistió un ministro porteño.

A diferencia de aquella vez, cuando también rechazaron la medida el cordobés Juan Schiaretti y el santafesino Omar Perotti, ambos distritos evolucionaron en forma muy positiva en las últimas dos semanas.

En consecuencia, exceptuaron muchísimas más actividades económicas que sus pares de Buenos Aires y la Capital. El 70 por ciento de las industrias cordobesas habrán vuelto a funcionar en el transcurso de los próximos 10 días.

En Santa Fe, se habilitaron actividades en 35 municipios. Ahora se autorizó en la capital provincial y en Rosario y sus alrededores la obra privada (hasta 5 personas a la vez), inmobiliarias y mudanzas.

En Tucumán, la provincia más densamente poblada del país, se habilitó durante la última semana la obra pública local y las escribanías. A partir del lunes se autorizaría a las privadas; también la reapertura vespertina de comercios, inmobiliarias, peluquerías (por turnos), profesiones liberales, kinesiólogos a domicilio y servicio de personal doméstico. Sin embargo, por ahora -al igual que Córdoba, Santa Fe y muchos otros distritos- no prevén autorizar salidas recreativas.

Ese detalle opiniones de los lados de la General Paz. Larreta cedió al deseo presidencial y también a los vecinos que reclaman salidas; sobre todo para los más chicos. La Ciudad las habilitaría los fines de semana y según edades y documentos.

En Provincia, Kicillof preferiría no hacerlo. “Primero resolvamos el tema trabajo. Es nuestra prioridad”, dicen cerca del gobernador. Muchos intendentes tampoco están convencidos. “La idea es consensuar todo con Nación y Provincia, lo que no quiere decir que hagamos exactamente lo mismo. Incluso dentro de la Provincia veo que va a haber diferencias por municipio”, explican en la Ciudad. En Mar del Plata habrá una prueba piloto este sábado. 

Kicillof, preocupado por la economía de la Provincia, tiene el visto bueno para habilitar industrias. Los intendentes se concentran en los comercios de sus distritos.

La Nación y la Ciudad acordaron horarios especiales para los trabajadores de los comercios que se habiliten en la Capital. «Tenemos que administrar la curva y no podemos tener picos en el transporte público», explican en ambos niveles de gobierno

Otras provincias habilitarán nuevas actividades en los próximos días, como el caso de Misiones. Lo mismo ocurrirá en San Juan -se habilitarán comercios con horario y documento- y en los centros urbanos de Río Negro (abrirán los comercios entre 3 y 4 horas al día) y Chaco. El neuquino Omar Gutiérrez, en tanto, habilitará la venta de productos informáticos, bazares, papelerías y zapaterías y peluquerías, con excepciones en el conglomerado que rodea la capital. El mendocino Rodolfo Suarez espera la respuesta del jefe de Gabinete Santiago Cafiero para flexibilizar actividad y salidas fuera de Gran Mendoza.

En todos los niveles de gobierno admiten que la flexibilización de esta nueva etapa quedará sujeta a la modificación de la curva. Todos asumen que podría haber marcha atrás si la curva se dispara. «Para lo que viene es clave la responsabilidad individual», reflexionó un intendente. 

Fuente:Clarín

Dejanos tu opinión