Misionero fue condenado en Santa Fe por enviar marihuana por encomiendas

POLICIALES


La Justicia federal de Santa Fe condenó a un misionero y un santafesino que en 2019 fueron detenidos en distintos procedimientos, por haber transportado mediante una encomienda, un total de 10 kilos de marihuana, que tenían como destino la terminal de ómnibus de la ciudad de Santa Fe.

La sentencia fue dictada por el juez camarista, Luciano Lauría, que impuso una condena de 4 años de prisión efectiva para el misionero Diego Ramón Ávila (30) y el santafesino Claudio Fortunato Bravo (44), tras declararlos autores penalmente responsables del delito de «transporte de estupefacientes».

La misma fue luego de un acuerdo abreviado que fue alcanzado por la fiscal auxiliar, Natalia Palacín y los defensores oficiales de los imputados, a cargo de Julio Agnoli y Mariana Rivero y Hornos.

El cargamento de drogas por el cual Fortunato Bravo y Ávila terminaron detenidos fue advertido el 5 de junio del 2019 por agentes de la Gendarmería Nacional Argentina, sección Víal Colastiné, en momentos en que realizaban un control de la bodega de un colectivo de larga distancia de una empresa misionera.

En medio de la inspección, los uniformados de la fuerza federal detectaron la presencia de dos cajas de cartón que habían sido despachadas el 3 de junio y que en su interior tenían un total siete paquetes que resguardaban trozos de marihuana.La encomienda contaba también, con los datos del remitente que posteriormente fue identificado.


El personal de Gendarmería informó la situación al fiscal en turno, Gustavo Onel, por lo que se realizó una “entrega vigilada” de la encomienda para así determinar quién era la persona que la iba a retirar en la terminal de ómnibus. 

Cerca de las 19 de ese mismo día, agentes del área de inteligencia dieron con el receptor de la encomienda. Se trataba de Claudio Fortunato Bravo, el cual inmediatamente quedó detenido y puesto a disposición de la Justicia federal por haber retirado diez kilos de marihuana que iban dentro de las cajas. 

Con el correr de los días, los pesquisas detectaron que el remitente residía en la ciudad de Posadas y el cual se llamaba Diego Ramón Ávila. El mismo fue detenido el 7 de agosto cuando intentó arribar al país desde Paraguay por el cruce fronterizo de Encarnación.

Fuente: El Territorio

Dejanos tu opinión