Violencia en Bolivia: varios muertos en una marcha de cocaleros en Cochabamba

INTERNACIONAL POLÍTICA


Las Fuerzas Armadas se enfrentaron con seguidores de Evo Morales. “Asesinan a nuestros hermanos”, alertó el expresidente desde México.

Al menos cinco personas fallecieron este viernes por los violentos enfrentamiento entre las Fuerzas Armadas (FFAA) y manifestantes cocaleros en la región de Cochabamba, en el centro de Bolivia.

Las víctimas fueron identificadas por el defensor del Pueblo, Nelson Cox, quien informó a diario El deber los nombres de los muertos: Omar Calle, César Sipe, Juan López, Emilio Colque y Lucas Sánchez.

«Condeno y denuncio ante el mundo que el régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las FFAA y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba«, manifestó el expresidente Evo Morales​ desde México, donde se encuentra asilado.

 

Los serios incidentes se iniciaron cuando grupos de productores de coca afines a Morales, quien renunció el pasado domingo a la Presidencia, intentaron movilizarse por la ciudad de Cochabamba y fueron reprimidos por agentes de la policía y de las FFAA.

«Pedimos a las FFAA y a la Policía Boliviana que paren la masacre. El uniforme de las instituciones de la Patria no puede mancharse con la sangre de nuestro pueblo», reclamó Morales.

 

Los manifestantes, un grupo de varios miles según medios locales, usaron cargas de dinamita. En tanto, las imágenes que circularon por las redes sociales muestran a varios cocaleros que resultaron heridos con impactos de bala.

Los cocaleros buscaron ingresar a Cochabamba, en el centro de Bolivia, y de ahí trasladarse a las ciudades de La Paz y su vecina El Alto para unirse a otros sectores, como campesinos, en protesta contra el Gobierno interino encabezado por la opositora Jeanine Áñez​, que asumió tras la renuncia de Evo Morales.

Según medios locales como los diarios Los Tiempos y Opinión, al menos nueve personas están heridas y treinta han sido detenidas en los enfrentamientos en la zona de Huayllani, a tres kilómetros en las afueras de Cochabamba.

Los cocaleros del trópico de Cochabamba (centro), bastión sindical y político de Evo Morales, en la que pasó su última noche antes de viajar en condición de asilado a México, tratan por la fuerza de tumbar la barrera militar y policial.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) condenó en un comunicado el «uso desproporcionado de la fuerza policial y militar», mientras confirmó los cinco fallecidos y señaló que había un número indeterminado de heridos.

La CIDH agregó que «las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales».

 

Los manifestantes «portaban armas, portaban escopetas, bombas molotov, bazucas caseras y artefactos explosivos«, razón por la que fueron detenidas más de 100 personas, según el comandante policial de Cochabamba, el coronel Jaime Zurita.

«Están utilizando dinamita y armamento letal como (fusiles) Máuser 765. Ni las fuerzas armadas ni la policía tienen ese calibre, por eso estoy alarmado», añadió Zurita.

Bolivia está sumida en una grave crisis tras los comicios del 20 de octubre, con protestas que inicialmente fueron en contra de Evo Morales por denuncias de fraude para lograr su reelección para un cuarto mandato consecutivo.

Morales renunció a la Presidencia el pasado domingo y se fue al día siguiente a México, lo que agravó las movilizaciones, desde entonces por parte de sus seguidores.

Precisamente, Morales acusó a los opositores de haber quemado actas electorales y sedes sindicales, así como haber asaltado su casa en Cochabamba y la de una hermana en la ciudad andina de Oruro, por lo que los cocaleros han salido en su defensa.

Las protestas ya han dejado al menos trece muertos, 508 heridos y 460 detenidos en distintos incidentes, según datos oficiales.

Fuente: Clarín

 

Dejanos tu opinión