Mercosur: Bolsonaro armó una cumbre para despedir a Macri y no saludar a Alberto Fernández

NACIONAL POLÍTICA


El actual titular del bloque convocó a una reunión cinco días antes de la salida del poder de Macri. Malestar en el Frente de Todos.

Mauricio Macri confirmó sus últimos viajes al exterior antes de pasarle la banda presidencial a Alberto Fernández, el 10 de diciembre.

Del 2 al 3 de ese mes participará en Madrid de la cumbre contra el cambio climático conocida bajo el mote de COP 25. Es la que debía hacerse en Chile y se mudó de sitio por la violenta ola de protestas contra Sebastián Piñera y contra todo el sistema político. A su regreso de España Macri viajará a Brasil, adonde Jair Bolsonaro lo espera con una cumbre del Mercosur a medida. Tendrá lugar el jueves 5 de diciembre. Es decir, cinco días antes del recambio presidencial en Argentina, y seis meses antes de la próxima cumbre mercosuriana.

Fruto de un pacto entre ambos, los dos aliados armaron este encuentro del bloque antes del cambio de gobierno en Argentina, y con ello generaron dos situaciones simultáneas: Bolsonaro despide a su amigo y aliado, y evita saludar a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Kichner, que le provoca tirria

La escalada bilateral entre Bolsonaro y Fernández ha provocado este insólito escenario. Una cumbre de presidentes sin el mandatario electo. Y como contrapartida, en la asunción de Alberto F. en Argentina podría estar Luis Inácio Lula da Silva -que ya fue invitado- y no el jefe de Estado actual. El recientemente liberado ex presidente de Brasil es el enemigo de Bolsonaro, quien no perdona a Fernández que lo haya visitado en su prisión de Curitiba.

Fernández y Bolsonaro se han prodigado todo tipo insultos. El brasileño no lo saludó para su triunfo el 27 de octubre, y tras decir que no enviaría nadie al cambio de mando en Argentina, se supo que su delegado será el ministro de Ciudadanía, Osmar Terra.

 

La realización de la cumbre el 5 de diciembre en Brasil generó críticas en el Frente de Todos. El potencial canciller de Alberto Fernández, el diputado Felipe Solá, acaba de decir que en las negociaciones sobre la transición -que a decir verdad no están funcionando- deberían ser tratados todos los temas. Y consideró como una «falta de respeto a la transición que Argentina acepte que el 5 de diciembre haya una reunión en Brasil del Mercosur, y que se acepte la fecha para ir.» Solá remarcó que Brasil busca rebajar el arancel externo común de todo el Mercosur. «Es el que protege una oleada importadora mucho mayor de productos de distintas partes del mundo», remarcó. «El presidente Bolsonaro ha dicho que lo quiere rebajar fuertemente y el presidente Macri acepta ir a una reunión el 5 de diciembre con semejante tema.»

Este martes, acompañando la posición del gobierno de Macri sobre Bolivia -la que tensó nuevamente la relación entre el presidente saliente y el entrante en Argentina- Itamaraty emitió un comunicado en el que se afirmó que se seguía la situación del país vecino con «gran atención». Y que la renuncia de Evo Morales no fue como parte de un golpe de Estado.

Muchos creen que el pragmatismo imperará tras el 10 de diciembre. Ponen como ejemplo que tras apuntar contra la fuerte presencia de capitales chinos en Brasil durante la campaña electoral, Bolsonaro terminó en un viaje de Estado en Beijing

Este martes, el presidente de la Cámara de Diputados Rodrigo Maia -que se ha enfrentado a Bolsonaro en varias situaciones- anuló una decisión de la Comisión de Relaciones Exteriores y Defensa Nacional que repudiaba declaraciones de Alberto Fernández relacionadas con su lucha por «Lula Libre». Esta moción había sido presentada por el hijo legislador de Bolsonaro, Eduardo, que fue quien publicó una foto comparándose con el hijo del presidente electo, y además insultándolo,

Pero hasta el momento, todos los gestos entre Bolsonaro, Macri y Fernández apuntan a dañarse. A diferencia de cómo atravesaron su gestión Néstor y Cristina Kirchner, a partir de diciembre el hoy presidente electo gobernará en el contexto de una región que no sintoniza con su pensamiento. Bolsonaro en Brasil. En Uruguay podría ganar el Partido Blanco, de Luis Lacallle Pou, y no su aliado Daniel Martínez del Frente Amplio. En Chile gobierna Sebastián Piñera -a quien quiere ir a visitar- y en Paraguay Mario Abdo Benitez. Por supuesto, tal como avanzan los acontecimientos en Bolivia, difícilmente Evo Morales recupere al poder.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión