El Gobierno impulsa una mayor participación en las PASO

NACIONAL NACIONALES POLÍTICA


La estrategia «madre» es subirle la temperatura a la campaña con el objetivo de despertar el interés en las PASO y lograr un alto nivel de participación el 11 de agosto.

Por debajo, se despliegan todo tipo de tácticas, especialmente para movilizar a las urnas a los adultos mayores, que no están obligados por ley a sufragar, un universo afín al oficialismo.

Juntos por el Cambio, el frente de Mauricio Macri, ajusta las clavijas en los últimos días de la campaña para atraer a los votantes desinteresados en las elecciones primarias,por la baja incidencia que tendrán estos comicios en la oferta electoral. Por eso, en los últimos días el oficialismo avanzó en una estrategia directa para pedir el voto a los ciudadanos. Uno de los últimos spots, en el que aparece Macri junto con María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, lo plantea en forma explícita. También se sumó el grupo de WhatsApp Nuestra Voz, que reúne a decenas de empresarios, que pidieron por las redes ir a votar.

También buscan convencer a los adultos de más de 70 años, para que se acerquen voluntariamente a los centros de votación. El operativo oficialista por la concurrencia a las PASO nace de los análisis de Pro, que entiende que sus potenciales votantes son menos politizados y de rangos etarios más grandes. Si llueve o si hace mucho frío, admiten en el oficialismo, puede jugarles en contra.

Los antecedentes van en esa línea. En 2015, Cambiemos sacó 30,07% en las PASO y 34,33% en las generales, en detrimento de partidos más chicos y, sobre todo, del voto en blanco y de los ausentes. En las legislativas de 2017, a nivel nacional, Cambiemos obtuvo 35,9% en las PASO y 40,59% en las generales. Otra vez, unos 4 puntos de diferencia.

Gran parte de esa mejora en los indicadores entre las PASO y las generales se debió a que hubo una mayor participación a las urnas, y que la mayor proporción de los nuevos votantes apoyó a Cambiemos.Así, por ejemplo, la diputada Graciela Ocaña trabaja con el primer candidato a legislador del oficialismo a la Legislatura porteña, Diego García Vilas, en centros de jubilados.

En la Ciudad relevaron los votos de elecciones pasadas para detectar ausentes y cruzaron esos datos con el padrón para ubicar a los adultos mayores en sus casas. Envían, además, mensajes grabados a los abuelos a través de un call center «para proponerles que vayan a votar», señalaron fuentes de la campaña porteña.

En los próximos días, la Presidencia y el Ministerio del Interior lanzarán la campaña publicitaria oficial de las PASO que se emite en cada elección. «Participar es la mejor forma de garantizar unas elecciones transparentes», dice el spot que se difundirá y que muestra el dibujo de un abuelo entrando a votar.

Dejanos tu opinión