Prevención de la Tortura cuestionó la detención de Melo

LOCALES POLICIALES


La detención de Braian Ezequiel Melo (19), quien padece retraso mental y adicción a las drogas, puso al descubierto una situación que se replica en unidades carcelarias y comisarías de la provincia y contradice la legislación vigente, según manifestó Fernando Genesini, presidente de la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura (CPPT).
Asimismo, el funcionario calificó como urgente la necesidad de contar con un centro para la recuperación de personas que padecen adicciones y poseen antecedentes por delitos contra la propiedad.
“Si no existe tratamiento por drogadependencia con internación, deben hacer entrega inmediata a un familiar que se haga cargo. No se puede judicializar penalmente un caso así, y menos si se suma una discapacidad”, remarcó Genesini.
Sobre la detención de Melo, opinó que “se cometen este tipo de barbaridades porque en la provincia no contamos con un centro de recuperación de adictos, salvo Manantial que es de sistema voluntario, lo que no alcanza cuando hay patologías tan complejas”.
En diálogo con El Territorio, el titular de la CPPT mencionó que las limitaciones se extienden al Servicio Penitenciario Provincial (SPP), como ser en la cárcel de Loreto, donde conviven internos con diferentes grados de patologías, lo que conspira contra la recuperación de éstos.
“Por eso, después de nuestra primera recorrida por las cárceles y comisarías de la provincia comenzamos a pregonar la necesidad de contar con un centro para la recuperación de adictos. Es función social del Estado atacar urgentemente el tema de las adicciones”, subrayó.En libertad 
Con relación a la situación de Melo, a última hora del lunes recuperó la libertad tras permanecer detenido durante seis días, primero en la comisaría de General Alvear y luego en la Seccional Quinta de Oberá.
María Piris, su madre, cuestionó que la Policía no la haya notificado de la liberación de su hijo para poder buscarlo, con el riesgo que ello implica para la integridad física del joven.
“Encuentro muy raro que le largaron de noche y no me avisaron, siendo que yo tendría que estar informada todo el tiempo. Tampoco me avisaron cuando fue al juzgado. En la carpeta de discapacidad se indica que Braian tiene que estar acompañado por su tutor, pero a él lo traen y lo llevan y no me informan nada. Como que no toman en serio las leyes”, reclamó.
En tal sentido, opinó que “si fuera el hijo de un político o un diputado iba a estar internado en una clínica, como ya pasó más de una vez en Oberá”.
La mujer reconoció que su hijo fue detenido por el hurto de una garrafa de diez kilos de gas y un bolso con herramientas, al tiempo que exhibió el certificado médico donde consta que el muchacho padece retraso mental y epilepsia, producto de un grave accidente doméstico a temprana edad que le produjo una fractura de cráneo y secuelas permanentes.
Tal como publicó este matutino en la edición del lunes, Piris reconoció que su hijo padece adicción a las drogas y varias veces delinquió para solventar su vicio.
“Leí que muchas personas me criticaron después de la nota, gente que no me conoce y me juzga. Pero no saben que después de la muerte de mi esposo tuve que trabajar afuera para criar a mis siete hijos y ni salario cobraba”, argumentó.

Lesión y tragedia 
Lejos de justificar el accionar delictivo de su hijo, mencionó que consume desde los 7 años y nunca encontró ayuda concreta delEstado.
“Es triste reconocer que mi hijo roba para drogarse, pero no alcanza con meterle preso unos días. Tampoco pido que lo suelten, pero preso no puede estar porque es discapacitado”, mencionó.
Piris comentó que los problemas comenzaron cuando Braian tenía poco más de un año y medio y se le cayó encima una pileta de lavar que le aplastó la cabeza.
Después falleció su padre, víctima de un accidente en moto cuando volvía de trabajar. El siniestro se produjo a pocas cuadras de su casa y el chico fue uno de los primeros que llegó a la escena.
“Mi marido tuvo un accidente con la moto llegando al barrio y murió en el instante. Braian tenía 7 años y vio cómo quedó el padre. Creo que nunca pudo superar ese trauma, aparte de la fractura de cráneo y las secuelas que tiene. No lo justifico, pero de chiquito sufrió mucho”, opinó.
Ayer, en tanto, comentó que el joven volvió “bastante asustado después de casi una semana preso y me prometió que va a cambiar. Es una lástima que no haya un lugar para internarlo. Eso hace mucha falta porque hay droga por todos lados y muchos chicos están en la misma que mi hijo”.

Dejanos tu opinión