Puerto Iguazú: una pericia que podría cerrar la investigación del femicidio de Ruth Gómez

LOCALES POLICIALES


Por el hecho hay un solo detenido y es Ariel D. (24), ex pareja de la adolescente cuyo crimen fue descubierto el 22 de julio del año pasado en una propiedad ubicada en la zona conocida como las 2.000 Hectáreas. 

El muchacho está imputado por el delito de femicidio, figura por la que es pasible de una pena de prisión perpetua en caso de ser hallado culpable en un futuro debate oral.

Pero para llegar a esa instancia aún falta que la instrucción del caso sea clausurada y se disponga la elevación a juicio del expediente.

La instrucción del hecho se encuentra en avanzado proceso y lo único que resta para culminar la investigación es obtener los resultados de una pericia solicitada por la Fiscalía de Instrucción Tres de Puerto Iguazú.
Las fuentes añadieron que desde la fiscalía se pidió como última medida que peritos en criminalística de la Policía y profesionales forenses que realizaron la autopsia confeccionen un informe respecto de la trayectoria de la bala calibre 22 milímetros que impactó en el pecho de la muchacha y le provocó la muerte.

Fundamenta este pedido el hecho de recolectar más pruebas y evidencia que sirvan para avalar o contrarestar la versión del principal sospechoso, quien en su momento había declarado que el asesinato se dio en forma accidental y en el marco de un forcejeo.

En este contexto, este matutino pudo saber que el análisis de los forenses ya fue incorporado al expediente a principios de abril y los resultados complicarían la situación del único imputado que tiene el caso.
De acuerdo a lo vertido por las fuentes consultadas, el informe consigna que el trayecto del proyectil fue de arriba hacia abajo y que la bala se terminó alojojando entre las vértebras D8 y D9.

Pero eso no es todo, los resultados de la pericia solicitada además indican que en el cuerpo de la víctima se descartaron lesiones por “chamuscamiento y ahumamiento de piel” en la herida de arma de fuego sufrida.
Estos términos técnicos se traducen en marcas que quedan en la piel cuando se producen disparos a una distancia menor a los 10 centímetros, lo cual en este caso, con estos resultados, quedaría descartado e inclinaría el hecho hacia la hipótesis de que el tiro se produjo a mayor distancia y esto a su vez reduciría la posibilidad de que el impacto se haya producido en el marco de un forcejeo.

De esta forma, ahora sólo resta que los peritos de criminalística terminen de confeccionar su informe y una vez puesto en conocimiento de las autoridades, tanto la Fiscalía como el Juzgado de Instrucción Tres estarían en condiciones de dar por culminada la instrucción del caso y elevar a juicio la causa.
Una vez que ello se concrete el expediente debería ser remitido al Tribunal Penal Uno de Eldorado, donde se deberá fijar fecha para el correspondiente debate oral y público.

Dejanos tu opinión