Un golpe de efecto sobre el cierre del mercado hizo bajar al dólar, pero preocupa la disparada del riesgo país

NACIONAL POLÍTICA


Los cinco minutos finales del mercado mayorista, fueron de una volatilidad asombrosa. El tipo de cambio estaba a $43,88, pero sorpresivamente cedió a $43,65. EL EMBI subió a 808 puntos básicos

Los operadores no dudaron. «Acá apareció el Banco Nación vendiendo. Solo una entidad que tiene pantalla del mercado puede ver la profundidad y saber qué posibilidades tiene de intervenir. Los operadores del Nación deben haber recibido instrucciones del dato del Banco Central, que veían que era un mercado chico que estaba negociando menos divisas que los días anteriores y dieron la orden. Las huellas de la intervención quedaron marcadas», relató un experimentado operador.

Y razón no le faltó. Los negocios en el mercado mayorista estuvieron por debajo de los USD 600 millones, que es el volumen habitual. Si los exportadores hubieran liquidado dólares por encima de lo que venían vendiendo, ese monto debió haber sido más alto.

Pero el dato clave está en el mercado minorista. En bancos y casas de cambio, el dólar perdió 12 centavos y cerró a $44,84 (cedió 0,23%). En cambio, en el Banco Nación terminó más abajo, a $44,70 (cayó 0,45%). La diferencia de precios está en que en la entidad oficial cambiaron el precio poco antes del cierre porque fueron parte de la operación de derribar al dólar. En cambio, las demás entidades, sorprendidas, no tuvieron tiempo de registrar la baja en el mercado mayorista.

Persisten expectativas de dolarización preelectoral

Lo que influyó, además, es que el Tesoro comenzó a licitar Letras Capitalizables a 110 días con vencimiento el 31 de julio próximo. Estos títulos pagan una tasa mensual. Los inversores esperan no solo saber cuál será el valor de esa tasa, sino cuánto se renovará.

Las Letes, en cambio, son en dólares a 217 días. Si bien el vencimiento es después de la primera ronda de las elecciones presidenciales y antes del ballotage, el mercado sabe que hasta diciembre está Mauricio Macri en el poder y su pago está asegurado. El Ministerio de Economía se cubre de la adversidad y dijo que se conforma con renovar poco más de 60% de estos títulos. Solo en Letes los vencimientos se aproximan a USD 1.000 millones. En la licitación anterior renovaron casi todo lo que licitaron.

De todas maneras, la sensación es que seguirá la tendencia del mercado a cubrirse en dólares. El comportamiento de la apertura de la segunda semana de abril demostró que la fuerza compradora está intacta. Y, por otra parte, ayudó la debilidad del dólar en el mundo que perdió 0,31% frente a las seis principales monedas del mundo. Lo curioso es que la divisa cayó en las mismas proporciones que en la Argentina ante el peso chileno, el mejicano y el real de Brasil.

Pero la diferencia la marcó que el riesgo país de esos países quedó sin cambios porque los bonos no se vieron afectados. En la Argentina, el riesgo país subió nada menos que 3,32% a 809 puntos básicos, el mayor valor del año. Por encima de los 800 puntos se ingresa a un territorio minado porque expresa la desconfianza en la economía local. Los inversores hoy son vendedores netos de bonos, por eso los títulos bajaron más que el dólar. El Bonar 2024, la referencia de la deuda, perdió 1,78%. Al Bono del Tesoro de Estados Unidos, no se lo puede culpar. Operó sin cambios.

Todo este movimiento se dio mientras el Banco Central en las dos licitaciones de Letras de Liquidez captó $197.763 millones a una tasa de 67,17% anual a 7 días que es 0,20 puntos inferior a la del viernes anterior.

El dato positivo, para el Banco Central, es que absorbió casi $30 mil millones para secar la plaza. El dato negativo es que el stock de Leliq está por arriba del billón de pesos y sus intereses son un taxi que cuesta casi $2.000 millones por día.

Las reservas subieron USD 28 millones, a USD 66.659 millones. En el exterior por la suba del euro y otras monedas se ganaron USD 35 millones y solo se pagaron 3 millones a Brasil para compensar operaciones de comercio exterior.

La Bolsa, comenzó con un ritmo intenso y pareció que iba a tener una jornada en recuperación. Pero la suba que 5 minutos antes del cierre estaba en 1,48% se recortó a 1,27% porque los grandes inversores que estaban frente a la computadora, vieron caer de pronto al dólar. En ese instante se convirtieron en vendedores.

Si la rueda se prolongaba media hora más, el S&P Merval, el indicador de las líderes, hubiera terminado en territorio negativo. El monto de negocios fue aceptable para el tamaño actual del mercado. Se operaron $594 millones.

Al principio de la rueda, las petroleras eran los grandes ganadores, pero sobre el final el panorama se dio vuelta y las alzas las lideraron los bancos.

Supervielle subió 5,71% y Macro 3,25%. Transportadora Gas del Sur acompañó con un aumento de 3,05%. En Wall Street, los ADR’s argentinos, certificados de tenencia de acciones que cotizan en dólares- tuvieron un día favorable porque predominaron las alzas. El gran ganador fue Banco Supervielle 6,34%, seguido por IRSA 4,25% y Macro 4,06 por ciento.

Para hoy se espera el resultado de la licitación de los títulos del Tesoro, un dato clave pero que se conocerá después del cierre del mercado cambiario que termina antes que la Bolsa.

Pero puede ser un día complicado porque al dólar se le sumó la caída de los bonos de la deuda. La suba del Riesgo País a estos niveles, puede ser un motivador de compra de dólares por cobertura.

Fuente: Infobae

Dejanos tu opinión