Tras ataque a un alumno, autoridades iniciarán sumario en el BOP 2

LOCALES POLICIALES


Mientras Maximiliano S. (16), el estudiante del Bachillerato con Orientación Polivalente (BOP) 2, de la localidad de San Martín, se debate entre la vida y la muerte, las autoridades de la cartera educativa iniciarán acciones para determinar si hubo responsabilidades en el plantel docente por lo ocurrido en el establecimiento escolar.

El joven recibió una golpiza en el baño del colegio el miércoles pasado, en tanto los padres nunca fueron notificados del hecho y recién lo trasladan a un centro asistencial ante el malestar que mostró el muchacho en su domicilio, de acuerdo a lo que consta en la denuncia policial.
“La instrucción que dio el Consejo General de Educación (CGE) es que el supervisor inicie una investigación sumaria para determinar responsabilidades”, sostuvo el presidente del CGE, Mauricio Maidana, en diálogo con El Territorio, al tiempo que agregó: “El supervisor elevará un informe a la Dirección de Asuntos Legales que determinará si hay elementos para un sumario y sobre quiénes puede recaer”.
“La actuación del supervisor y del CGE es para establecer, si corresponde, responsabilidades en el cuerpo docente o directivo”, advirtió Maidana y, si bien  no detalló las medidas previstas en el estatuto docente, para estos casos van desde una separación preventiva del cargo hasta una suspensión.
Consultado sobre si a los agresores también les cabe una sanción -una vez que sean identificados-, el presidente del CGE sostuvo: “La sanción disciplinaria al alumno lo determina la institución en base al código de convivencia de la propia escuela. En todo caso el CGE ante algún reclamo de las partes puede rectificar o ratificar lo dispuesto por la escuela”.
Maximiliano sigue internado en terapia intensiva del hospital Ramón Madariaga de Posadas con alto riesgo de muerte debido a la elevada presión intracraneal que padece. Familiares señalaron a este medio que el parte médico de ayer al mediodía fue alentador en el sentido de que, “si bien sigue con asistencia mecánica, presentó una leve mejoría”.
El sábado se cumplieron 48 horas de la cirugía cerebral a la que fue sometido, pero el cuadro sigue siendo crítico y continúa en coma inducido. “Tiene inflamación cerebral y por ende deben esperar para bajar la dosis de cedación, para poder  ir despertándolo  de a poco”, comentaron.

Asimismo, la familia de Maximiliano se mostró molesta porque los padres de los agresores no se acercaron a brindar ayuda.

La golpiza
 
En un primer momento, trascendió que el menor fue agredido por otro chico de su misma edad. Sin embargo, ya en su casa, mencionó que fueron dos los atacantes.
El hecho se registró el miércoles en el primer recreo del turno tarde del BOP 2, cuando Maximiliano se hallaba en el baño charlando con un compañero, circunstancia en la que fue brutalmente golpeado. No se descarta que le hayan pateado la cabeza debido a la gravedad de lesiones que presenta.
Según la denuncia radicada ante la comisaría de San Martín por su mamá, Silvia Tatarinoff (34), alrededor de las 14.15 del miércoles recibió un mensaje de texto de la preceptora de su hijo, quien le manifestó que el adolescente estaba descompuesto y se retiraría del colegio. Pero, al llegar a su domicilio, no contó que lo agredieron.

A media tarde llegó su hermana, que asiste a la misma institución, quien le contó a la madre que el chico tuvo una pelea. Con el transcurso de las horas, Maximiliano comenzó a evidenciar un fuerte dolor de cabeza y su mamá decidió trasladarlo al hospital Samic de Oberá, donde determinaron un traumatismo craneoencefálico y lo trasladan a Posadas.

Códigos de convivencia escolar

El libro negro o cuaderno de firmas, un llamado de atención o, como última instancia, las amonestaciones, eran solamente algunos de los mecanismos de sanción para quienes no se adaptaban a las normas de convivencia escolar. La situación cambió desde hace al menos seis años con la materialización de otro contrato de convivencia más orientado a la inclusión que a la sanción; prácticamente desde el año 2014 no se aplican amonestaciones en colegios secundarios de Misiones.

Los códigos o las actas de convivencia que se encuadran dentro de la Ley Nacional de Educación y tienen como principio la inclusión de los jóvenes al sistema educativo. Según Inés Rebollo, diputada provincial y fundadora de la Red Previo, incluir no significa no actuar sobre los inconvenientes o conflictos, sino que “hay que hacer un acta de acuerdo donde el estudiante se comprometa, para que haya un cambio donde el estudiante pueda encontrarse”.

Dejanos tu opinión