Posadas: dueño de un boliche, y dos policias detenidos

LOCALES POLICIALES


Son sospechosos de golpear, durante la madrugada del sábado 16 de marzo, a un hombre de 29 años dentro de su boliche de avenida Quaranta y Miño en Posadas. Le robaron la moto y lo tiraron gravemente herido a pocas cuadras.

Giro drástico en la investigación del ataque y robo a un joven de 29 años se produjo en plena siesta de ayer luego de la aprehensión de tres hombres, el dueño de un local bailable y dos policías de seguridad del mismo establecimiento, como principales sospechosos de haber cometido el grave episodio durante la madrugada del sábado 16 de marzo último en esta capital.

Mientras la víctima aún lucha por reponerse en terapia intensiva del Hospital Ramón Madariaga, de la golpiza que le provocó un traumatismo de cráneo severo y la dejó inconsciente al borde del fallecimiento, pesquisas de la Dirección de Homicidios y de Investigaciones en Delitos Complejos de la Policía, concretaron las detenciones tras las órdenes emitidas por el juez de Instrucción 2, Fernando Verón (subrogante).

De acuerdo a fuentes consultadas, el propietario del boliche nocturno de la esquina de Comandante Miño y avenida Quaranta y dos suboficiales que prestaban servicio de seguridad en el local, entre las 3 y 5 del día mencionado, atacaron a golpes al changarín que, se presume, estaba en estado de ebriedad, de regreso de un asado y rumbo a su casa en el barrio Sur Argentino, avenidas Alicia Moreau de Justo (ex213) y Cabo de Hornos en la zona Sur.

Habría evidencias y se busca además, a un supuesto remís y conductor en el que habría llevado a la víctima y arrojado a pocos pasos de la comisaría Decimoctava, a 200 metros aproximadamente en plena vía pública en calle Peñaloza y Mosconi.

Vale recordar que los familiares de la víctima lo hallaron en el Madariaga a las 22.20 del domingo 17 de marzo, poco más de 48 horas después de haberlo visto por última vez cuando avisó que se iría a compartir un asado con amigos. Su último contacto por mensaje de texto fue registrado a las 3 del sábado, por lo que sus familiares al no regresar el mismo día denunciaron su desaparición. Tras confirmar que estaba en grave estado en el hospital, solicitaron sus pertenencias pero allí se enteraron que le habían robado todo, el celular, la billetera y la motocicleta 110.

En cuanto al vehículo, ayer en un baldío cerca de la vivienda del dueño del local bailable, los investigadores hallaron el cuadro y deslizaron la poco grata hipótesis: “Desguazaron la moto, va a ser difícil hallar el resto”.

Para las próximas horas se aguarda que los sospechosos sean trasladados hasta las oficinas del Juzgado de Instrucción 2, calle Santa Fe casi Rivadavia, para las correspondientes indagatorias. Están bajo la sombra de una provisoria calificación penal por los delitos de “lesiones graves y robo, agravado por la cantidad de participantes”.

En cuanto a los policías, su condición de funcionario público los complica aún más.

Dejanos tu opinión