Que se sepa: quieren proscribir la participación del radicalismo

LOCAL POLÍTICA


¿Hasta cuándo vamos a seguir soportando las mentiras? ¿Hasta cuándo vamos a seguir callando los secretos a voces? Ayer nos despertamos una vez más con esta noticia: la justicia electoral provincial impugna las decisiones que tomó el radicalismo misionero, a través de sus órganos (que gozan de buena salud), una vez más los mismos de siempre hacen una presentación en la justicia, y esta última que suele pecar de lenta, con una celeridad asombrosa hace lugar.

Todos conocemos a los mismos de siempre, todos sabemos de su procedencia, pero todos callan, el periodismo en una complicidad que indigna califica de “dirigente” al primer caído del catre que pasa por ahí, garantizando una sola cosa: la generación de problemas. Y no se trata acá de andar midiendo la militancia de quienes con toda libertad se afilian a un partido amplio y abierto como la UCR, sin embargo es necesario repasar los nombres de los últimos presidentes del comité provincia, solo los nombres, repasar sus trayectorias o realizar una evaluación sobre las mismas sería demasiado extenso: María Ángeles Losada, Germán Bordón, Hernán Damiani, en dos oportunidades, y Francisco Fonseca.

Algo nos deja claro ese listado: hay que tener un largo trayecto dentro del partido para sentarse en el sillón de la presidencia de una fuerza política, que aun en momentos oscuros, es enorme, con presencia en cada rincón de la provincia. Teniendo en cuenta esto, ¿tenemos alguna duda de que Federico Villagra es un agente externo, un outsider, un anónimo, cuya única relación con el partido era la de ser asesor rentado de un diputado?

Por otra parte, en un momento donde la efervescencia del movimiento feminista da oxígeno a la política, que este oscuro personaje tenga dos denuncias por violencia de género, las dos presentadas en sede judicial, pasó casi desapercibido, apenas dos medios se hicieron eco. ¿Se imaginan ustedes si esas denuncias eran contra cualquier dirigente partidario con peso específico? Hubieran corrido ríos de tinta.

Tema aparte para los que rodean a Villagra. Gente con más trayectoria dentro del partido, pero siempre en ejercicio del mismo rol: hacer daño. Estas personas que también reciben el mote de “dirigentes”, solo aparecen en un momento: cuando el radicalismo decide cómo va a competir electoralmente. La gran mayoría de ellos participa, participó o va participar en campañas políticas de candidatos renovadores. Allá por 2015 pedían “un voto para Joaquín” (Losada) en un local por calle Bolívar en pleno centro de la ciudad de Posadas. Algunos de ellos inclusive tienen vínculos laborales con funcionarios renovadores. Todos lo saben, nadie lo dice, y estos personajes se pasean por los medios y acumulan los minutos de aire que no consiguen juntos todos los diputados del radicalismo misionero.

Otro capítulo merece la justicia provincial, que una vez más demuestra una adicción atroz y peligrosa al gobierno de turno. El partido judicial, como nunca, persiguió en este proceso al radicalismo misionero, poniéndolo contra las cuerdas, con decisiones que avasallan por mucho las libertades que tienen todas las fuerzas políticas de tomar decisiones a través de sus órganos. Recuerdo el caso de Alex Ziegler reclamando por internas dentro de la renovación. Pensemos en el hipotético caso de que Ziegler se hubiese presentado en la justicia ¿la justicia le habría “exigido” internas a Carlos Rovira?

La intromisión de la justicia es burda, es evidente, a la vista de todos, los medios informativos no gastan una coma en analizar dicha circunstancia.

El juego es peligroso, si no hay división de poderes, no hay república, si no hay republica están en riesgo nuestras libertades. Ante este escenario me pregunto  ¿Hasta cuándo vamos a mirar para otro lado? ¿Qué va tener que pasar para que nos percatemos que la concentración de poder que practica el Frente Renovador de la Concordia es nociva para todos?

¿Hasta cuándo el periodismo va a mirar para otro lado ante los hechos evidentes? después será el turno de analizar la conveniencia o no de un frente electoral amplio, de revisar los aspectos ideológicos (que solo se lo cuestionan al radicalismo por otro lado), de nuestra relación con el gobierno nacional, después seguramente será el turno de responder acerca de un rumbo económico que no es del gusto de nadie. Pero primero deben contarles a todos que el Frente Renovador de la Concordia nos quiere proscribir, con infiltrados, con una justicia adicta, y con medios que hacen operaciones de un modo tan evidente que da vergüenza ajena.

Hay que tener mucho cuidado con militar el partido único, ya sea por acción u omisión, porque el partido único es sinónimo de cercamiento de libertades. Hay que decir basta, hay que evidenciar lo que sucede, EN MISIONES HOY QUIEREN PROSCRIBIR LA PARTICIPACIÓN DEL RADICALISMO, esa debería ser la tapa de los diarios, sin embargo es únicamente el final de este grito en el desierto.

 

*Por Hugo Menéndez

Miembro del comité Posadas de la UCR Misiones 

Dejanos tu opinión