Acusada de quemar a su pareja dijo que se trató de un hecho accidental

LOCALES POLICIALES


a investigación sobre la joven acusada de prender fuego a su pareja en Puerto Iguazú, identificada como Débora G. (24), sigue su curso y los últimos días tuvo novedades más que importantes. 
Es que según  se pudo saber en base a fuentes ligadas al proceso, la detenida fue trasladada dos veces -el miércoles y en la víspera- para prestar declaración indagatoria ante al magistrado que entiende en la causa, Martín Brites, titular del Juzgado de Instrucción Tres local.
En la primera audiencia Débora eligió abstenerse de declarar y allí también fue notificada de los elementos que hay en su contra e imputada formalmente por el delito homicidio en grado de tentativa, aunque esta carátula podría modificarse a lesiones graves más adelante.
Sin embargo, ayer algo cambió. Mediante su defensor, la acusada solicitó una ampliación de indagatoria y nuevamente se presentó en los estrados judiciales.
En esta ocasión optó por desligarse del hecho, expresando que todo se trató de un accidente y que nunca tuvo la intención de dañar a Hernán R. (40), quien además es padre de su hijo.
La mujer relató que la discusión entre ambos había empezado porque el auto del vecino estaba en la entrada al garaje y recibió reclamos de parte de su pareja debido a que “ella no había dicho nada” y permitía que esto suceda. Pero la situación empezó a volverse cada vez más violenta.
Aseguró que en determinado momento empezó a recibir golpes de puño, cabezazos y tirones de pelo. En medio de esa situación -añadió-, tomó la botella de alcohol para asustar a su pareja y decirle que se vaya, pero en el forcejeo ambos terminaron rociados por el líquido inflamable.
En esa instancia, siempre según su declaración, la mujer habría tomado el encendedor, que funcionaba con desperfectos y sólo hacía chispa, con las mismas intenciones de alejar al hombre. Pero éste se abalanzó sobre ella y ambos terminaron en llamas.
La joven insistió en que nunca quiso prenderle fuego a su pareja, pese a haber tomado esos elementos y que no recuerda haber accionado el encendedor, sino que sin darse cuenta ambos estaban prendidos fuego. También expresó que primero apagó las llamas sobre su cuerpo y después ayudó al hombre que trabaja en la Dirección Nacional de Migraciones. Luego, ambos se fueron al hospital y ella quedó detenida.
Por otra parte, fue consultada sobre por qué no pidió ayuda a sus vecinos al ser lesionada, a lo que dijo que no quería que se enteren de lo que estaba pasando.
Según se pudo indagar, como medida de prueba el juez  Brites solicitará ahora una pericia psicológica y psiquiátrica para ambos. Además, la defensa analiza hacer un pedido de prisión domiciliaria, para que la mujer pueda cuidar al hijo de 5 años de la pareja. Esto último, si se concreta, deberá ser analizado.

Atención y detención
Como informó este medio, el hecho se conoció el último sábado a la madrugada, cuando los  efectivos locales tomaron conocimiento que el lesionado ingresó al sector de emergencias del hospital Marta Schwarz de Cataratas, poco antes de las 2.30 de la mañana.
Había llegado al lugar por sus propios medios y se encontraba lúcido.
Hernán tenía quemaduras tipo A y B. Las lesiones más visibles estaban en la cara, como las orejas, nariz y cuello, pero también el fuego hizo daño en el abdomen. Por fortuna no se vieron comprometidas las vías respiratorias y estaría fuera de peligro.
Mediante una entrevista con la Policía el empleado nacional les relató que su pareja lo roció con dos litros de alcohol para luego prenderle fuego. Es por eso que la mujer, que estaba con él, fue inmediatamente detenida.
Todo sucedió, según pudo indagar este medio, delante del hijo de ambos. El lesionado aseguró que una vez ocurrido el hecho  intentó subirse a su vehículo y  salir del lugar con el pequeño, pero la mujer también se metió en el coche e intentó impedirlo.
Finalmente el chico fue entregado al padre del hombre, quien se encargó de cuidarlo, por lo que los dos terminaron presentándose en el hospital.
Una vez que la Policía de Misiones tomó contacto con el caso  se dio intervención a la Justicia, que ordenó un allanamiento en la vivienda del barrio Las Leñas. Allí se incautaron dos botellas de alcohol etílico, un bidón de cinco litros con combustible -sería gasoil- , prendas de vestir parcialmente quemadas y un encendedor.
En cuando a la joven involucrada, presentaba lesiones en el rostro, quemaduras de tipo A en el hombro y una lesión en la muñeca. Fue asistida por un médico policial y contenida por el gabinete interdisciplinario.

La versión de la víctima antes de ser internada

Hernán R. (40) sigue recuperándose en el Hospital Madariaga y se espera que le den el alta para que dé su versión de los hechos ante la Justicia. Más allá de eso, antes de ser trasladado a la capital realizó la denuncia formal ante la Policía de Misiones, relato que deberá ratificar luego ante el juez. El hombre dijo que en la actualidad está separado de la joven y que no vivía en esa casa pero el viernes por la tarde, cerca 16.30, fue a visitar a su hijo. Detalló que incluso salieron a dar una vuelta los tres con su auto y pasearon por distintos puntos de la ciudad, pero que al volver se inició la pelea. Siempre según su denuncia, ella lo habría acusado de tener otra pareja y no lo dejaba irse del hogar, interponiéndose en la puerta principal. Fue en ese momento que lo roció con una botella de alcohol y, cuando cayó al suelo, descargó otra sobre su cuerpo y rápidamente le prendió fuego. El hombre logró meterse en el baño para apagar las llamas con agua. La mujer quiso entrar, no pudo y empezó a amenazarlo de muerte nuevamente. Así, como pudo, logró irse al hospital. Señaló que teme por su vida y que ya hizo varias denuncias y que la mujer lo extorsionaba si no tenía relaciones sexuales con él, amenazando con no permitirle ver al menor. En declaraciones a los medios locales desde el nosocomio aseguró que la intención de la joven fue asesinarlo.

 

7

Días.
Hernán R. (40) lleva internado casi una semana. El domingo posterior al hecho fue trasladado a Posadas, donde recibe atenciones principalmente por las heridas en su piel.

 

Una relación violenta

“Es una pareja muy conflictiva, desde 2016 ya tiene varios episodios, con idas y vueltas”, señaló una fuente calificada ligada al proceso para describir la relación de los involucrados. Se pudo establecer que al momento del hecho no había una restricción de acercamiento vigente y, pese a las constantes peleas y denuncias -sobre todo de él hacia ella-, la pareja se encontraba conviviendo nuevamente, relataron los vecinos. Débora ya realizó denuncias por violencia familiar en mayo del 2016, en octubre del 2016, en junio del 2017 y en julio del 2017. Por este último hecho, el hombre posteriormente fue detenido por desobedecer una orden de acercamiento, causa que está pronta a llegar a juicio. En la víspera expresó que luego de esa última denuncia retomaron la relación en diciembre del 2017, pero que más allá de que en algunas ocasiones estaban juntos, en la actualidad no convivían. Más allá de eso, la joven también había sido denunciada por amenazas.

Dejanos tu opinión