“Una economía más sana”, el eje que buscará instalar el Gobierno en la campaña

NACIONAL POLÍTICA


Ante las críticas, el oficialismo repetirá que hay cosas que están mejor, como la reducción del déficit fiscal y la normalización del INDEC.

El año pasado al calor de la corrida cambiaria y el salto inflacionario los dueños de la estrategia electoral de Mauricio MacriMarcos Peña y Jaime Durán Barba, dejaron saber que la economía no estaría en el centro de la campaña.

El jefe de Gabinete y el asesor ecuatoriano preferían hablar de los “cambios culturales” que la administración de Cambiemos habría logrado. El secretario de Cultura, Pablo Avelluto, hasta organizó un foro para hablar de ellos en el que la figura estelar fue el asesor ecuatoriano.

Peña incluso lo blanqueó ante empresarios a fines de 2018. “El debate en el 2019 será entre el cambio y el pasado”, dijo. Macri lo repitió la semana pasada.

En el medio, la seguridad -con la figura de Patricia Bullrich a la cabeza- ocupará un rol central. En el Gobierno consideran que la política en la materia representa uno de los principales cambios de paradigma respecto a la gestión anterior.

Sin embargo, en la Casa Rosada no ignoran que la oposición concentrará su discurso en una política económica que el año pasado tuvo una inflación de 47,6%, que necesitó un acuerdo con el FMI y que tomó deuda en los últimos años por US$ 153 mil millones. El aumento de tarifas también ocupará parte de la agenda.

En el Ejecutivo intuyen que el perfil económico de dirigentes opositores, como Axel Kicillof, u oficialistas con matices críticos, como Martín Lousteau, empujará el debate hacia los números.

“Contrariamente a lo que piensan, vamos a dar la discusión. Para nosotros hay cosas que están mejor”, asegura un funcionario con acceso al despacho presidencial.

El principal argumento del Gobierno es que durante el mandato de Macri se sentaron las bases para desarrollar la economía en los próximos años. Parte de ese discurso se repetirá en el discurso ante la Asamblea Legislativa del 1° de marzo. “Acá hay con claridad un modelo de desarrollo que ha empezado a dar sus primeros pasos”, celebró el Presidente en Vietnam.

“Estamos construyendo una economía más sana”, repiten ahora los principales funcionarios del Gobierno. Los primeros indicios del nuevo discurso económico del Gobierno se reprodujeron en las Cartas de Jefatura de Gabinete, el canal de comunicación que escriben los laderos de Peña, que sirve para bajar el discurso y que ahora tiene un newsletter semanal.

El título de la última carta es precisamente ese: “Estamos construyendo una economía más sana”. “Estamos construyendo una macroeconomía más sana. Estamos avanzando hacia el déficit cero, el Banco Central ya no financia al Tesoro y tenemos un tipo de cambio competitivo y estable, con superávit comercial en los últimos meses. Este es el camino para reducir la inflación de manera sostenible y gradual”, afirma el texto, que suele pasar por la pluma de Hernán Iglesias Illa.

 

La normalización del INDEC es otro de los elementos que el Gobierno buscará subrayar. “Ahora sabemos cómo estamos, antes no lo sabíamos. Decimos la verdad”, afirman en Balcarce 50. El mismo argumento se utilizará para hablar de la pobreza, por cuya eventual reducción Macri había pedido ser evaluado.

Sin índice multidimensional de pobreza habilitado para reemplazar al del INDEC de Jorge Todesca, en el Ejecutivo prefieren hablar de la pobreza estructural “que se mantiene por encima del 20% más allá del crecimiento sostenido del PBI”, que en esta gestión también decayó. Sin embargo sí hablarán de los elementos multidimensionales, con los que el oficialismo puede mostrar gestión: ampliación de red cloacas y de agua potable.

El Gobierno defenderá, también, la reducción del déficit fiscal y el equilibrio en la balanza comercial. También exhibirán la situación superavitaria de la mayoría de las provincias gracias al aumento de la coparticipación y del aumento de las transferencias automáticas de la Nación a los distritos.

Además, buscarán echar luz en los sectores de la economía que tienen buenas perspectivas como energías renovables y la apertura de nuevos mercados; un instrumento al que ya echaron mano.

Por último, importantes funcionarios también defienden la gestión en las redes sociales, territorio vital para el macrismo.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión