Accidente fatal: el conductor de 19 años tenía 1,6 de alcohol en sangre

LOCAL POLICIALES


Ayer en horas del mediodía sobre la avenida Quaranta, a pocos metros de su intersección con la avenida San Martín y la ex ruta provincial 213 de esta capital provincial, un brutal accidente de tránsito que acabó con la vida de una persona. El joven conductor de 19 años tenía 1,6 grs de alcohol en sangre y había tomado el automovil de su amigo sin permiso para comprar más bebidas para el «after».

El Toyota Corolla (dominio IIM-450) que manejaba el joven impactó contra un colectivo urbano de la empresa Tipoka.  Y el escenario era tal que dentro del rodado menor había una persona sin vida que luego fue identificada como Alberto Rubén Galeano (31), quien viajaba en el sector izquierdo del asiento trasero del automóvil.

Luego del hecho, un video de las cámaras de seguridad muestra la impudencia con la que el conductor del Toyota pretendió adelantarse a la fila de vehículos que circulaba con lentitud ante el verde del semáforo de las avenidas Quaranta y San Martín.

En el sobrepaso, que ocurrió a alta velocidad y en forma de zic zac, el Corolla chocó contra el interno 60 que cubría la Línea 126 de Tipoka, que circulaba hacia la estación de transferencia al mando de Federico B. (40). El conductor del rodado menor, identificado como Matías Z. (19), logró maniobrar otra vez hacia su derecha para evitar aparentemente el impacto frontal, pero de la mitad hacia atrás el auto fue destruido.

En consecuencia, Galeano murió en el acto, mientras que el joven que iba al mando y otro amigo que viajaba en el asiento del acompañante sufrieron golpes y algunos raspones, por lo que de modo preventivo fueron trasladados en una ambulancia hasta el Hospital Madariaga. Los mismos, salieron del automóvil por sus propios medios.

En cuanto al colectivero, con el parabrisas desprendido y parte del paragolpes roto, pudo frenar la unidad pocos metros más adelante (frente a la empresa Río Uruguay), poniendo a salvo a los pocos pasajeros que a esa hora transportaba. Sufrieron algunos raspones que no ameritaban otra atención médica más allá de la que los paramédicos brindaron en el lugar.

“La fila de autos circulaba lenta y el coche, que ya había pasado a otros, se abrió para adelantarse, así, de una. Seguro que no vio que venía el colectivo, pero no le dio para meterse otra vez. Fue fuertísimo, aunque los que viajaban adelante pudieron salir por sus propios medios” declaró un testigo.

Luego de investigaciones, se pudo constatar que el Toyota Corolla no era propiedad del joven que lo conducía, sino que éste lo había tomado sin permiso mientras se encontraba en un denominado ‘after’ en el barrio Terrazas.

El dueño del rodado, identificado como Eduardo R. (27), aportó su testimonio a la Policía. El mismo, relató que estaban en un after con pileta y bebidas alcohólicas. Cerca de la hora del mediodía, al quedarse sin alcohol, el joven implicado en el siniestro comenzó a pedir un auto prestado para comprar más. Ante la negativa de sus amigos, tomó sin permiso la llave del Toyota Corolla.

La Justicia dispuso que el jóven conductor quede en condición de detenido por homicidio en accidente de tránsito. La causa quedará en manos del Juzgado de Instrucción Uno.

Dejanos tu opinión