La ex embajadora kirchnerista Alicia Castro dijo que el dictador Nicolás Maduro es víctima de “un golpe grotesco fogoneado por Estados Unidos”

INTERNACIONAL INTERNACIONALES POLÍTICA


“No tengo dudas de que es un golpe de Estado grotesco fogoneado por los Estados Unidos, de los más grotescos de la historia”. Así definió Alicia Castro la situación política en Venezuela tras el reconocimiento por parte del gobierno de Donald Trump -al igual que de Mauricio Macri- al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino.

La ex embajadora del kirchnerismo en Venezuela entre 2006 y 2011 argumentó en el programa de Luis Novaresio, Debo Decir, que “es la primera vez” que un vicepresidente norteamericano (Mike Pence) “sale por las redes sociales a hacer un discurso para que el pueblo y las fuerzas armadas se levanten contra (Nicolás) Maduro”.

En esa misma línea, la semana pasada el bloque de diputados del Frente para la Victoria había salido en defensa del régimen de Maduro al asegurar que el mandatario bolivariano es víctima de “un intento de golpe de Estado“.

Tras estas definiciones, el ex preso político venezolano Marcelo Crovato, también presente en el estudio, relató cómo aprovechó fallas de la custodia que lo vigilaba para escaparse hasta la frontera y salir del país.

Según explicó, la autoproclamación de Guaidó es constitucional porque las elecciones que consagraron a Maduro fueron ilegítimas. “La elección no fue válida porque las pidió un órgano que no era competente”, dijo el abogado, quien además señaló que en Venezuela fueron encarcelados líderes de la oposición.

Marcelo Crovato

Marcelo Crovato

“¿En qué principio del derecho usted basa que un diputado, que nunca fue candidato y nunca presentó su proyecto ni obtuvo un solo voto, se autoproclame presidente?”, le respondió irónicamente Castro.

Crovato leyó un artículo de la Constitución de su país y ejemplificó: “Si se estrella el avión del presidente, está obligado a asumir el presidente de la Asamblea”.

Tras este primer intercambio, el conductor del programa le preguntó a Alicia Castro si consideraba a Maduro un líder democrático. La ex funcionaria kirchnerista evitó dar una respuesta directa y planteó que “no se trata” de discutir sobre Maduro sino sobre “la intervención en otros estados”.

“No hay ninguna crisis humanitaria social o política que se pueda resolver con un golpe de Estado”, sintetizó.

No obstante, Novaresio insistió con el mismo punto: “¿Pero es una dictadura?”. Nuevamente, Castro evitó definirse y argumentó que es algo que deben “decidir” los propios venezolanos. También dijo “no saber” si existen presos políticos en ese país.

Ante las evasivas, el ex preso político le recordó que durante la última dictadura militar desde la Argentina se pidió ayuda a otros países. “¿Debimos haber dejado que los militares los mataran a todos o ayudarlos? Mejor no nos metemos y que los maten a todos, ¿le parece?”.

Molesto, el venezolano arremetió: “Si le gustan las dictaduras, la felicito, a mí no me gustan. Si usted defiende dictaduras, ¿qué podemos esperar?”.

Castro simplemente se limitó a aclarar que su postura es defender “la autodeterminación de los pueblos”. 

La discusión continuó durante varios minutos más sin que se llegara a ningún tipo de consenso sobre cuál es la mejor forma de resolver la grave crisis política, económica y social que atraviesa el país caribeño.

Dejanos tu opinión