Otro round entre Mauricio Macri y la UCR: Mendoza y Jujuy podrían anticipar los comicios

NACIONAL POLÍTICA


Los radicales Alfredo Cornejo y Gerardo Morales analizan la jugada. Pero en la Rosada quieren que el Presidente defina lo que más le conviene para su reelección.

 

Detrás del optimismo de la triple reelección Macri-Vidal-Larreta, y de la más reciente tesis de repetir también a los vices -Michetti-Salvador-Santilli, el gobierno empezó a crujir por asuntos más terrenales.

La tesis de que María Eugenia Vidal ponga en el menú político un anticipo de la elección bonaerense reactivó la incertidumbre sobre lo que harán los socios de la UCR que controlan dos de los cinco distritos que gobierna Cambiemos.

En Casa Rosada, se preparan para un escenario que no es el deseado: que tanto Alfredo Cornejo como Gerardo Morales, gobernadores de Mendoza y Jujuy, avancen con la determinación de despegar la elección local de la presidencial.

Hay una mirada amable que lo asume como recurso para «administrar» los resultados del 2019. Tres provincias peronistas pusieron fecha anticipada y pueden llegar a ser ocho las que voten antes de la PASO nacional de agosto.

 

Simple: tratar de intercalar, en medio de las elecciones donde el PJ se perfila para victorias más o menos sin sobresaltos, alguna victoria de Cambiemos. Es factor simbólico y si se quiere anímico para espantar el fantasma de la ola negativa.

Pero en Gobierno hay, también, otro criterio que lee esas hipótesis como reacciones autónomas y en defensa propia. Lo enlazan, también, con la rabieta de la UCR por el lugar perdido en el Consejo de la Magistratura.

«Le dimos millones para en obras y quieren despegar la elección. Creen que es mérito suyo», apuntó un funcionario que mira con incomodidad los movimientos de Cornejo. El gobernador, dicen en Casa Rosada, ya avisó y sondeó con intendentes mendocino un escenario de primarias en abril y generales en junio.

Cerca del gobernador dijeron a Clarin que no hay definición y que tienen tiempo hasta el inicio del año que viene para definir el calendario. Cornejo ganó en 2015 cuando, después de muchos años, Mendoza votó en fecha propia.

En Jujuy, Morales aseguró este miércoles que todavía no definió cuando se votará. El comentario es novedoso porque no dice lo que, en cierto modo, Macri quiere que digan:  que atarán las elecciones a la nacional.

En la mesa de arena macrista ensayan una lógica general. «La prioridad es que gane Mauricio pero si unificar significa poner en riesgo la provincia, se verá» apunta el operador pero aclara: el objetivo mayor es contribuir a la reelección presidencial.

En una lectura más sutil, ni Mendoza ni Jujuy son distritos con un volumen electoral tal que puedan volcar un resultado nacional. Distinto sería, por aso, que Vidal se aventure en un proceso de desdoblamiento inédito.

Una sola vez la provincia votó suelta: en septiembre de 2003, elección que ganó Felipe Solá, pero luego de un adelantamiento de la presidencial, aquel intríngulis post crisis del 2001 en la que el peronismo acordó llevar tres candidatos y, además, que la elección sea solo presidencial.

Después no volvió a ocurrir. ​En estos días, el vidalismo lo incluyó en su caja de herramientas como un recurso para huir de la polarización.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión