Anita Minder sobre el acomodo en Vialidad: El intercambio de favores no tiene nada que ver con la reivindicación del género

LOCAL POLÍTICA


En una nota de opinión, la Diputada provincial por la Unión Cívica Radical Anita Minder,  se expresó sobre el intercambio de favores políticos  por  cargos en el gobierno, que tomó público conocimiento en los últimos días cuando en una entrevista televisiva donde se intentaba resaltar la voluntad política de la renovación por incluir la paridad  de su género en su gestión la señora Vanesa Soledad Hauschild reconoció que llegó a su cargo de delegada de vialidad sin experiencia y por qué fue una promesa que  Carlos Rovira le había hecho ya que su marido había sido dos veces candidato a intendente. Al respecto la diputada resaltó lo siguiente: El intercambio de favores y prebendas políticas no tiene nada que ver con la reivindicación del género. Quisieron mostrar un hecho de paridad política de género  y expusieron un burdo  intercambio de favores y prebendas políticas.  No se puede confundir la matriz corrupta de un gobierno que usa el Estado como “caja” política, con la reivindicación y conquista de las mujeres.

 

Por otra parte Minder hizo hincapié en lo siguiente: Queda absolutamente claro que la designación de una mujer al frente de la delegación de la regional 6 de la Dirección Provincial de Vialidad  -en el caso de la Señora Vanesa Soledad Hauschild-, no tiene nada que ver con la reivindicación y conquista de la paridad política de género. Según sus propias palabras, le dieron el cargo “porque su esposo fue tres veces candidato a intendente por la renovación”, y admitió con absoluto desparpajo su falta de conocimiento e idoneidad,  en un tema para el que se requiere formación técnica y experticia, ya que se trata de un cargo ejecutivo y no de representación política, como plantea la paridad.

 

 

 

Para cerrar Anita Minder insistió en como se maneja  el gobierno provincial: Como siempre lo hicimos, repudiamos el uso del  Estado y la plata de todos los misioneros, para “pagar” militantes y devolver favores a quienes “aportan” votos con la nefasta Ley de Lemas, sean varones o mujeres.  

Lamentamos el triste y vergonzoso papel de la funcionaria, que viene a deslegitimar una lucha de miles de mujeres y bastardear una añorada conquista, cuando reivindica públicamente que se lo dan «por el marido». Y eso se llama nepotismo: una práctica deleznable, que está en las antípodas de la lucha género. 

Dejanos tu opinión