El gendarme misionero Hugo Héctor Procop seguirá preso

LOCALES


Hugo Héctor Procop, jefe del Escuadrón de la ciudad chaqueña Las Palmas. Se encuentra acusado de liderar una organización ilícita con varios subalternos.

El último viernes, la jueza federal de Chaco Zunilda Nireperger, determinó su procesamiento con prisión peventiva al considerar que posee elementos para acusarlo por “asociación ilicita, fraude a la administración pública y cohecho”.

Según los medios locales, ahora se buscará avanzar sobre el cobro de sobornos dentro del escuadrón, situación que señalaría directamente al oriundo de la tierra colorada.

Entre las irregularidades investigadas, se detectó que se confeccionaban planillas de patrullaje falsas, donde se anotaban para cobrar horas extras. También algunos procedimientos de secuestro de mercaderías no eran registrados y al parecer se usaban para “pagar favores, comprar testigos y protocolo político”, según figura en el expediente. Incluso incurrieron en el robo hormiga de encomiendas secuestradas.

Además de Procop, había otros ocho detenidos -siete gendarmes y un empresario- quienes también fueron procesados, aunque la mayoría de ellos seguirá el proceso en libertad.

La jueza interviniente considera que las pruebas recolectadas lo ubican al jefe del escuadrón, su segundo Brian Camargo y un tercer efectivo identificado como David Gómez como los máximos responsables de las maniobras ilegales y es por eso que seguirán tras las rejas mientras avanza el proceso.

Uno de los hechos más documentados en la pesquisa es la compra irregular -más bien simulada- de alfalfa y avena para caballos del Escuadrón. Los informes internos consignan que se compraron esos productos por un valor superior al millón de pesos, pero nunca fueron entregados.

En esta maniobra es donde aparece el empresario detenido e incluso se incorporó la declaración testimonial de una comerciante, que dijo haber pagado una coima de 50.000 pesos “como señal de buena voluntad” y para que le den el negocio, aunque finalmente no fue licitado. El monto final a pagar, dijo la mujer, era de 200.000 pesos.

Sobre Procop, las investigaciones arrojaron serias pruebas en su contra, como las declaraciones de varios subordinados, situación que dio inicio a la pesquisa. Una de ellas tiene que ver con el traslado de una gendarme de forma arbitraria a otra unidad del Escuadrón luego que ésta constatara varios faltantes de mercadería mientras realizaba un inventario.

Una fuente del diario Norte de Chaco expresó que “resulta muy sospechoso que Procop realizó la denuncia por el faltante de mercadería recién el 1 de octubre y que el día 4 de octubre pudo observar que sacaron varias cajas de encomiendas con mercadería del depósito”.

En el expediente aparece -entre otros- el testimonio de una uniformada, quien en sede judicial señaló directamente al misionero Procop por las encomiendas secuestradas. Describió, en su denuncia, otras graves ilegalidades que, de comprobarse, podrían terminar en nuevas detenciones.

Dejanos tu opinión