Máximo Kirchner declaró por la causa de los cuadernos de las coimas: presentó un escrito y pidió su sobreseimiento

NACIONAL POLÍTICA


Corrupción K: El hijo de Cristina Kirchner cuestionó duramente a Claudio Bonadio.

Máximo Kirchner volvió este martes a los tribunales de Comodoro Py citado por el juez Claudio Bonadio, en el marco de la causa conocida como los cuadernos de las coimas. Allí, el diputado presentó un escrito a través del cual pidió su sobreseimiento, hizo referencia a presiones sobre los «arrepentidos», criticó con dureza al magistrado y habló de «imputación falsa para denostar a dirigentes políticos opositores».

El hijo de la ex presidenta había sido mencionado por el ex secretario de Obras Públicas José López, que figura como arrepentido en el expediente. Fue quien lo señaló como un integrante del circuito en el que recepcionaban los presuntos pagos ilegales que pagaban empresas contratistas del Estado.

De jean, zapatillas, acompañado por el abogado de la familia, Carlos Beraldi, llegó minutos antes de las 11 para dirigirse al cuarto pisodonde se encuentra la secretaría del juzgado de Bonadio. Sólo cuarenta minutos estuvo en los Tribunales de Retiro. Lo acompañaron Eduardo «Wado» de Pedro, Andrés «Cuervo» Larroque, Horacio Pietragala y Nelson Periotti, entre otros dirigentes de la agrupación kirchnerista.

«No existe ningún elemento probatorio que justifique tan siquiera remotamente mi citación en estos obrados«, indica el escrito de Máximo Kirchner al que accedió Clarín.  En esa misma línea, remarcó que esta nueva imputación en su contra «es falsa, repito, construida con el solo propósito de denostar a dirigentes políticos opositores y, al propio tiempo, tomar venganza respecto de algunos de ellos, quienes han impulsado en contra de Bonadío su juicio político«.

Se trata de la investigación donde Cristina Kirchner está procesada como jefa de la asociación ilícita que -según el juez Bonadio-, se dedicó entre 2003 a 2015 a la recaudación de fondos ilícitos que eran aportados de forma continúa, por empresas contratistas del Estado.

El líder de La Cámpora consideró que el expediente a lo largo de estos meses de instrucción reúne una gran «cantidad de irregularidades, ilicitudes y actividades delictivas». En primera instancia, criticó el origen de la prueba de la causa, es decir los cuadernos de Oscar Centeno, refiriéndose a ellos como las «fotocopias» de los mismos y que nunca dio su consentimiento para que sean presentados ante la Justicia.

Al igual que la ex Presidenta, Máximo Kirchner reiteró que el juez Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli no debían ser los investigadores de la causa, sino que debía enviarse a sorteo para asignarle otro magistrado. Entonces, señaló que la elección de Bonadio como juez de este proceso «no resulta un episodio fortuito. Posiblemente ningún otro magistrado se hubiese animado a desarrollar un raid delictivo que prácticamente no dejó en pie ninguna garantía constitucional».

La citación a Máximo se desprende de los dichos de José López quien también mencionó a otros integrantes de La Cámpora:  Andrés «el Cuervo» Larroque y Eduardo «Wado» De Pedro y el legislador provincial José Ottavis. Este último está alejado de la agrupación, pero en las fechas que aparece mencionado era parte central.

Todos están señalados como receptores del dinero que las empresas del sector energético, de la construcción y del transporte, pagaban a ex funcionarios del extinto ministerio de Planificación Federal, según las declaraciones de José López en su indagatoria como imputado colaborador.

¿Qué dijo el ex secretario de Obras Públicas?  “Con relación al financiamiento de La Cámpora puedo aportar que conmigo y el resto de los viejos que teníamos relación con Muñoz y Néstor, nos veían como la escoria. Desconozco si De Pedro conocía el sistema de recaudación. La organización de la Cámpora era atípica, Larroque, Julián Álvarez, y De Pedro tenían peso, Máximo lo manejaba más con el teléfono y Axel Kicilloff si bien estaba dentro del grupo lo veían más como un técnico, pero tenía mucha más llegada a Cristina”.

Más adelante agregó: «en cuanto a lo dicho en relación a la Cámpora, que De Vido me dijo que ‘hiciste bien porque nosotros estamos financiando a De Pedro’. Ellos no eran líneas opuestas dentro de la Cámpora pero tenían diferente relación con Máximo. Máximo tenía más afinidad con Wado, que con el Cuervo. El financiamiento de De Pedro era general no para un distrito en particular«.

Al respecto, Máximo Kirchner señaló  que la forma de vincularlo al proceso «reviste el carácter grosero y delictivo que viene siendo descripto. Concretamente, se hacen aparecer en la declaración recibida a José López referencias sobre aportes para la financiación de algún tipo de actividad política«.

En este punto dijo que para darle «valorar debidamente la supuesta declaración de José López resulta imprescindible contar con el registro que “por medios técnicos idóneos” debió confeccionarse respecto de tal declaración», algo consignado en la Ley del Arrepentido.

Asimismo, el líder de La Cámpora expresó que las menciones de López «sólo se hace referencia a la actividad política que habría cumplido al frente de la agrupación La Cámpora y la manera como supuestamente se tomaban decisiones en dicha organización», puso así en duda la acusación y consideró que se trata de «comentarios que se ponen en la boca de López y que nada tienen que ver con esta investigación, lo cierto es que ni siquiera existe una insinuación directa o tácita de que hubiera sido destinatario de dinero alguno de procedencia ilícita«.

Todos los dirigentes de La Cámpora rechazaron las acusaciones en su contra, negaron haber manejado dinero proveniente de las presuntas coimas cobradas a las empresas contratistas del Estado y coincidieron en un argumento: ser víctimas de una “causa armada políticamente”. Descreen de los cuadernos con las anotaciones de Oscar Centeno -ex chofer de Roberto Baratta-, y creen que el objetivo es la ex presidenta.

En el caso de la familia Kirchner, Bonadio indicó que hubo al menos en el departamento de Recoleta 86 entregas de dinero que representaron U$S70 millones. Estos bolsos viajaban al sur y, para la Justicia, el circuito «no era desconocido por Máximo Kirchner«, indicaron fuentes de la causa.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión