Cautela en el Gobierno argentino ante las elecciones en Brasil

INTERNACIONAL POLÍTICA


Entre la sorpresa por la amplia diferencia y la incertidumbre sobre la segunda vuelta, el Gobierno se pronunció con cautela sobre el resultado de la primera vuelta en Brasil que dejó al ultraderechista Jair Bolsonaro más cerca de la presidencia.

«Brasil es más importante que cualquier presidente. A partir de ahora vamos a trabajar con el que decida del pueblo brasileño, vamos a hacer el esfuerzo para seguir trabajando cerca de Brasil porque es muy importante para Argentina», dijo Fulvio Pompeo, secretario de Asuntos Estratégicos.

Mauricio Macri pasó la tarde en la quinta Los Abrojos sin estar especialmente pendiente de la disputa electoral en Brasil, contaron cerca del Presidente, aunque al caer la noche siguió los resultados. “Esperemos que termine la elección. La relación es prioritaria para nuestro Gobierno”, se limitó a decir uno de los funcionarios dedicados a la política exterior cuando al promediar el escrutinio Bolsonaro superaba el 48% de los votos y superaba por más de 20 puntos a Fernando Haddad, el candidato impulsado por Luis Inacio Lula da Silva.

Al final la diferencia se acortó, aunque de todas maneras el derechista obtuvo un porcentaje más alto de lo que habían adelantado las encuestas. El área política del Gobierno decidió esperar hasta el final del escrutinio y la comunicación oficial del Tribunal Electoral para que Cancillería emitiera un comunicado, para evaluar el margen de posibilidades para el balotaje. En la Casa Rosada había anoche incertidumbre sobre la segunda vuelta: «Estamos esperando a ver si se confirma».

«El Gobierno argentino trasmite al Gobierno y a todo el Pueblo brasileño su sincera felicitación por la realización de las eleccionesgenerales de este domingo 7 de octubre, que constituyen una reafirmación de la fortaleza de las instituciones democráticas del Brasil», afirmó la Cancillería en un comunicado.

El Gobierno deseó «el mayor éxito en los comicios a realizarse en la segunda vuelta del próximo 28 de octubre y aguarda su definición para continuar trabajando, juntos, con quien resulte electo» en el país vecino, «con en el objetivo compartido de profundizar el proceso de integración y los proyectos comunes que nos unen, animados siempre que ello ha de ser para beneficio y bienestar de los ciudadanos de ambos países».

El ex capitán del Ejército con posiciones extremas es el preferido de los mercados, aunque su perfil ambivalente genera incertidumbre sobre las medidas que llevaría adelante en caso de imponerse en el balotaje. Las propuestas de Bolsonaro tienden a la desregulación de la economía y las privatizaciones, aunque por su perfil podría también tomar medidas proteccionistas, más allá de que en la campaña no se pronunció en ese sentido. «Por lo que dijo en la parte económica es liberal, la expectativa puede ser buena, pero no lo conocemos», expresó cautela una fuente del Gobierno.

En la previa funcionarios argentinos habían asegurado que el Gobierno esperaba que luego de las elecciones se iniciara un proceso de estabilidad política y económica con un efecto positivo en la Argentina: una recuperación en Brasil generaría un aumento de la demanda y de las exportaciones argentinas. De cualquier modo la Casa Rosada no se pronunció ni emitió señales a favor de ninguno de los candidatos. Acaso para no repetir el paso en falso del apoyo explícito a Hillary Clinton en las presidenciales de Estados Unidos, que luego obligaron al Gobierno a recomponer la relación de Donald Trump.

Haddad había sorprendido al asumirse “amigo personal de Macri” durante la campaña. Forjaron una buena relación cuando el postulante del PT era ex alcalde de San Pablo y el Presidente argentino jefe de Gobierno porteño. “A Haddad lo conoce por cuestiones de gestión y compartieron una cena en San Pablo en aquella época”, se limitó a decir una fuente del Gobierno. En las últimas semanas hubo contactos entre la Casa Rosada y dirigentes de los dos candidatos.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión