Expectativa en los mercados con el dólar tras el nuevo acuerdo con el FMI y los anuncios del Central

ECONOMIA


Los fondos e inversores llamaron y se asesoraron. Los economistas tuvieron que hacer un análisis rápido «sin leer la letra chica del acuerdo» porque lo que les importa es como va abrir el mercado el jueves. 

Para estos últimos el anunciado ayer con el Banco Central, inmediatamente después de la confirmación de los detalles del nuevo acuerdo con el FMI, es un plan ortodoxo pero difícil de cumplir y, si se cumple a rajatablas, va a ser un ajuste que va a frenar más la economía. El alivio puede venir si consiguen exhibir a corto plazo índices de inflación más digeribles.

La apuesta, del Gobierno es a los ingresos del exterior vía exportaciones e inversiones en energía. Mantener la base monetaria sin crecer –ya está 70% dolarizada– parece una misión imposible y, si se logra, tendrá costos altos en términos de caída de salarios y recesión.

Poner un techo de $44 al dólar no va a lograr previsibilidad porque lo primero que hará el mercado es testear al Banco Central. Va a poner a prueba su capacidad de intervención que está acotada a USD 150 millones diarios. Un monto que en el pasado demostró ser insuficiente.

Pero lo positivo es que se está decidido a eliminar el déficit primario (no se contabiliza en este déficit el pago de intereses de la deuda que representa 3 puntos del Producto Bruto) y que en 2020 habrá superávit primario.

La primera conclusión favorable es que la Argentina consiguió un importante apoyo del exterior, aunque los USD 7 mil millones adicionales que da el FMI no sean lo que esperaba el mercado. La ventaja es que los dólares cubren todo el financiamiento de la deuda de 2019 y la desventaja es que no va más allá.

«Yo lo que veo es que el FMI nos da menos dólares de los que imaginábamos y nos ponen metas monetarias que cuesta imaginar que se puedan cumplir«, señaló un operador que tiene sus dudas sobre si estas medidas calmarán al dólar.

«Vi un dato optimista que no sé cuanto puede incidir, pero las acciones argentinas en el exterior (ADRs) después del cierre del mercado y al conocerse los anuncios, tuvieron leves subas. Tal vez esto adelante un buen día para la Bolsa local o no. El mercado está muy sensible. Lo que es indudable es que se viene un período de tasas muy elevadas y que se murió el carry trade a poco de nacer. No veo a la gente vendiendo dólares para pasarse a pesos», agregó.

La sensación para los inversores locales es que el FMI dio menos de lo que se esperaba porque se hablaba de entre USD 15 mil y 20 mil millones y se imaginaban bonos con financiación asegurada hasta 2020.

Ahora, la pregunta del millón es si con este ajuste Mauricio Macri llegará bien a las elecciones de 2019. Si alguien firmara que es reelecto, el humor sería distinto porque habría más compradores de bonos y menos interesados en los dólares billete. Pero esta pregunta no tiene respuesta y lo que no tiene respuesta genera dudas que en el mercado financiero se traducen en coberturas con divisas.

«El nuevo presidente del Banco Central, Guido Sandleris, al anunciar un programa donde no aumentará la base monetaria hasta junio de 2019 suena al refrán: escoba nueva siempre barre bien. Es más, imagina que esa base se contraerá y será el pilar para que la inflación baje. Al mismo tiempo garantiza la oscilación del dólar. No he visto nunca cumplir un plan económico que logre mantener intacta la base monetaria, salvo en la época del uno a uno«, señaló un operador veterano.

A cuenta del anuncio, el dólar en bancos y casas de cambio se vendió a un promedio de $39,44, lo que implica una suba de 56 centavos. El «blue» tocó $39 pero cerró a $38.

En la plaza mayorista, donde el Central no intervino directamente, sino que lo hizo como vendedor en el mercado de futuros, el monto negociado fue elevado: USD 527 millones. El dólar «hoy» abrió a $38,60 pero a las 10.55 se hizo una operación firme a $38,55 valor en el que se mantuvo hasta el cierre. Este precio es 45 centavos más elevado que el de la rueda anterior. Es decir que en la nueva gestión el dólar subió en dos ruedas $1,22. Sandleris ya empezó a conocer con qué fuerzas va a chocar.

En el mercado de futuros, hubo intervención del Banco Central en los plazos más cortos. Pero estas intervenciones tienen un límite que impone el FMI y en algún momento el Central deberá recomprarlas.

Las reservas perdieron USD 40 millones a 49.562 millones, porque la suba del dólar ante las principales monedas y la baja del oro hizo que se perdieran USD 21 millones.

Los bonos de la deuda, negociaron $18.005 millones, un volumen normal. Las paridades bajaron porque los títulos públicos subieron menos que el dólar billete. El Bonar 2024, el bono de referencia, aumentó 1,02% contra 1,4% que subió el billete. El Bonar 2019 creció 0,95%. El riesgo país, en estas circunstancias, a pesar de que la tasa de bonos del Tesoro en Estados Unidos bajó 4 puntos a 3,06% después de que la Reserva Federal subiera las tasas de «call» 0,25 puntos a 2% y 2,25% anual, aumentó 1,49% a 612 puntos básicos.

La Bolsa, perdió 0,32% con un buen monto de negocios de $ 1.100 millones. Los inversores tomaron ganancias a la espera de los anuncios que se produjeron una hora después del cierre del mercado.

En Wall Street, los ADR’s argentinos, certificados de acciones que cotizan en dólares, tuvieron una rueda de equilibrio entre alzas y bajas. Los papeles que mejor comportamiento tuvieron fueron Cresud (+3,70%), Mercado Libre (+3,48%) e IRSA (+2,29%). La contracara estuvo en Pampa Energía (-6,53%) y Edenor (-2,51%) pero por cusas ajenas al mercado, ya que uno de los titulares de la empresa fue citado a prestar declaración. Esta noticia también impactó en la Bolsa de Buenos Aires.

La rueda del jueves será especial no solo por el debut de las medidas, sino porque se verá al mercado probando la fortaleza del Banco Central que corre con una desventaja. «Si estas medidas se hubieran puesto en práctica el primer día de Gobierno, por más duras que sean hubieran despertado euforia porque los buenos resultados se verían dentro del mandato. Ahora, hay más riesgo. No se cuestiona la calidad de las medidas, pero sí la oportunidad. El mercado va a votar con el precio del dólar y de los bonos, que tendrán un rol central», afirmó un alto directivo de un fondos de inversión local.

Fuente: Infobae

Dejanos tu opinión