Perdio con el Ultimpo

DEPORTES


El Leganés de Mauricio Pellegrino, que venía último, le ganó 2-1 a Barcelona. Se lo dio vuelta en apenas dos minutos. Messi tuvo un nivel subterráneo

Más allá de la rotación impuesta por el calendario (se vienen el Bilbao, por Liga, y Tottenham, por Champions), de haber preservado a Luis Suárez y Jordi Alba durante buena parte del encuentro, Barcelona expone más debilidades de las convenientes para su proyecto de retener el título local y de destronar a Real Madrid en el máximo certamen europeo de clubes. Porque el fin de semana no había podido superar a un Girona de modesto presupuesto y en mitad de tabla, y este miércoles, otra vez, no supo conservar una ventaja prematura, la de Coutinho antes del primer cuarto de hora. Y peor: Leganés, el conjunto de Mauricio Pellegrino (Jonatan Silva fue titular y Guido Carrillo estuvo en el banco), último hasta el inicio de esta sexta fecha, con apenas un punto y cuatro goles a favor, le hizo un par en 120 segundos, en el arranque del segundo tiempo.

Una defensa endeble explica el desenlace, sobre todo porque en los dos goles recibidos hubo errores individuales y colectivos, con demoradas coberturas (Vermaelen sobre El Zhar en el 1-1 y un cierre apresurado de Piqué que rebotó en Oscar y terminó dentro del arco). Pero también, y esto es lo más relevante para el equipo de Valverde: Barcelona jugó en un nivel inquietante, con Messi en modo burocrático, con apenas un pase influyente -a Coutinho en el 1 a 0- y un zurdazo que dio en el angulo superior derecho. Ni siquiera con la tropa a pleno, con Suárez y Alba en campo, el Barcelona pudo emparejar al margen de dos tapadas consecutivas de Cuéllar a Coutinho y Rakitic a poco del final.

 

Fuente: Ole

Dejanos tu opinión