Revelan otra lista de Clarens con aportes ilegales a la campaña electoral K.

NACIONAL POLÍTICA


El financista Ernesto Clarens reveló en su confesión que entre el 2012 y el 2013 algunas empresas contratistas de obra vial y de peajes hicieron aportes ilegales para la campaña electoral. El ex dueño de Invernes precisó que esos aportes truchos fueron realizados por “Esuco, Cartellone, Losi, Chediack y Roggio, entre otras” para ese campaña en que Cristina Kirchner hizo un enorme esfuerzo para no perder, como finalmente, pasó en la provincia de Buenos Aires con el candidato del frente renovador Sergio Massa. Dijo no recordar al resto de los aportantes clandestinos.

En el pen drive que Clarens entregó al fiscal Carlos Stornelli y al juez Claudio Bonadio existe una lista en una planilla Excel con los montos totales que recibieron los miembros del llamado “club de la obra pública” y las concesiones de peajes desde el 2003 hasta el 2010.

Además, hay otra lista escrita a máquina con pagos en dólares y pesos que Clarens recaudó entre el 2011 y el 2015 cuya suma llega a unos 35 millones de dólares. Las empresas que él señaló, como fuente de aportes electorales ilegales, en esa lista tiene asignados los siguientes aportes entre el 2012 y el 2013: Esuco-Decavial (del ex presidente de la Cámara Argentina de la Industria), Carlos Wagner: 400.000 mil; Cartellone 1.733.000; Losi, 1.279.800; Chediack, 1.978.000 y Roggio no tiene aportes en ese período. Losi es la misma empresa de Entre Ríos que pagó una coima con factura por 4.500.000 pesos a cambio de trabajos que no hizo la empresa Gotti, otra constructora manejada por Lázaro Báez. Es decir un total de casi 5.000.000, que según las fuentes serían dólares.

Luego del escándalo del financiamiento de traficantes de efedrina a la campaña electoral de Cristina del 2007 en el caso conocido como la mafia de los medicamentos, la entonces presidenta hizo prohibir los aportes de empresas al financiamiento legal.

Varios abogados de imputados en la causa dudan de esta lista escrita a máquina por Clarens porque sospechan que omitió por el nombre de algunos empresarios de su amistad y porque algunos aportes están fechados en años no electorales. Al principio, todos los empresarios admitieron haber hecho pagos electorales en negro porque es un delito con una pena menor al cohecho (pago de sobornos), pero ante la evidencia algunos luego admitieron lisa y llanamente que abonaron coimas. Luego de tres intentos fallidos, Clarens fue aceptado como arrepentido por Bonadio y evitó ir a la cárcel.

Fuente: Clarín

#Panorama

Dejanos tu opinión