Lo condenaron a trece años de prisión por abusar de su hija y de su hijastra

POLICIALES


Finalmente, tras un largo proceso de debate, el vendedor ambulante Sergio Amarilla (33) fue condenado ayer a 13 años de prisión por abusar sexualmente de su hijastra y de su hija, ambas menores de edad, durante el período comprendido entre 2011 y mediados de 2016 en Puerto Iguazú. 
La sentencia en su contra fue impartida ayer por el Tribunal Penal Uno de Eldorado, el cual de esta forma declaró culpable a Amarilla de los delitos de ‘abuso sexual con acceso carnal agravado por la convivencia preexistente’ y ‘abuso sexual agravado por el vínculo y la convivencia preexistente’.
El fallo fue comunicado cerca del mediodía por los magistrados Atilio León, Lyda Gallardo y María Teresa Ramos. Según se pudo saber, las dos juezas votaron por la condena, mientras León se inclinó por la absolución del imputado por el beneficio de la duda.
De esta forma, la sentencia se ajusta en forma completa con el pedido efectuado por el fiscal de juicio, Diego Barrandeguy, quien en su alegato expuesto la semana pasada había considerado a Amarilla como autor de los hechos endilgados y ante esa situación solicitó la condene a la pena de 13 años de prisión.
El debate por este caso fue complejo y extenso, debido a una serie de pedidos y recursos planteados por la defensa del acusado, que debieron ser analizados y estudiados durante el transcurso del juicio.
En las primeras audiencias de debate se habían registrado testimoniales que comprometían severamente al imputado, además de las declaraciones vertidas en su momento por las víctimas en Cámara Gesell.
Sin embargo, hubo un momento que modificó el panorama. Fue cuando una tía de las menores vino desde Buenos Aires a declarar por pedido de la defensa de Amarilla y ante los jueces aseguró que tiempo después de que se conociera la causa, las niñas le confesaron llorando que las acusaciones contra su padre habían sido inventadas a pedido de su madre.
Ante esta situación, el defensor solicitó nuevas medidas, como por ejemplo, una ampliación de la Cámara Gesell a las niñas y una ampliación de la declaración de la perito forense que revisó a las menores durante la instrucción de la causa.
Sendos pedidos fueron rechazados tanto por el fiscal como por  las juezas Gallardo y Ramos. El único que consideraba hacer lugar a los planteos fue León.
La dividida decisión provocó que el abogado de Amarilla recusara a las mencionadas juezas, pero ambas rechazaron apartarse y en el caso tuvieron que intervenir dos jueces civiles que en forma subrogante votaron en contra del apartamiento.
Después de todos estos incidentes, la semana pasada se desarrolló la ronda de alegatos, en la cual el defensor solicitó la absolución de Amarilla, mientras que el fiscal pidió una pena de 13 años de prisión, que fue lo que finalmente ocurrió.
En medio de todo este panorama, familiares y allegados al imputado realizaron varias manifestaciones exigiendo justicia para Amarilla. Incluso, en la víspera hubo un grupo de personas que se expresó a favor del acusado con carteles y pancartas a la salida del tribunal.

 

Fuente; El territorio

Dejanos tu opinión