Para la Justicia, Néstor y Cristina Kirchner «comandaban» la banda de las coimas de los cuadernos

NACIONAL POLÍTICA


Para el fiscal Carlos Stornelli y el juez Claudio Bonadio, Néstor y Cristina Kirchner fueron los jefes de la asociación ilícita armadapara recaudar coimas de empresarios con contratos con el Estado que quedó al descubierto con el relato de Oscar Centeno, ex chofer de Roberto Baratta, hombre de confianza de los Kirchner y Julio De Vido.

El dato surge de la acusación que les leyeron a los empresarios y funcionarios detenidos como parte de la investigación judicial y a la que accedió Clarín.

Los catorce detenidos escucharon casi en simultáneo que esta asociación ilícita «desarrolló sus actividades aproximadamente entre el 2008 y noviembre de 2015» con la finalidad de «organizar un sistema de recaudación de fondos para recibir dinero ilegal con el fin de enriquecerse ilegalmente y de utilizar parte de esos fondos en la comisión de otros delitos, todo ello aprovechando su posición como funcionarios del Poder Ejecutivo”.

Minutos después los acusados escucharon durante la lectura de la acusación: «La asociación ilícita fue comandada por Néstor Kirchner  y Cristina Kirchner quienes detentaron el cargo de Presidente que ejercieron entre el 25 de mayo de 2003 hasta diciembre de 2017 y hasta el 9 de diciembre de 2015″.

Según la Justicia, los sobornos que obtenía Baratta y cargaba en el auto que manejaba Centeno en sus visitas a empresarios con contratos con el Gobierno era entregado alternativamente a Néstor Kirchner -o sus secretarios privados- en la Casa de Gobierno, la Quinta de Olivos o el domicilio particular de la pareja presidencial.

Entonces, se explicó en la imputación del fiscal Stornelli que parte de ese dinero «fue redistribuido o se realizaron pagos para otros funcionarios públicos».

El texto de la acusación sostiene que la maniobra fue organizada por De Vido y Baratta, quienes «desde los cargos se encargaban de que se realizaran los cobros comprometidos». «Los cobros fueron recaudados principalmente por Baratta y Nelson Lazarte, también participaron activamente de este sistema de recaudación recibiendo pagos Walter Faygas, Rafael Llorens, Hernán Gómez y Fabián García Ramón», todos ellos ex funcionarios de Planificación Federal.

La imputación de 29 páginas, sostiene en otro tramo que las entregas de dinero fueron en un “sinnúmero de oportunidades” lo que –según los investigadores- comprueba la “permanencia” en el tiempo de la asociación ilícita de funcionarios y empresarios.

En la parte donde se describe cómo estaba estructurada esta asociación ilícita, y la acusación se refiere al «sistema de recaudación». Resalta que “los recaudadores contaron con la participación de los empresarios que pagaron” y se refiere a 35 millones de dólares.

Durante varios minutos los acusados escucharon la lectura de extractos textuales de los cuadernos de Centeno donde se mencionan entregas de dinero, cifras específicas, movimientos: «Cuando llega Daniel Muñóz el Licenciado (por Baratta) se baja de la Meriva de Hernán con dos bolsos que tenían 800.000 dólares cada uno», fue una de las parte leídas.  Así, se sostuvo la acusación con varias citas.

¿Cómo funcionaba todo? «El sistema estribaba básicamente en unos puntos fijos de recaudación» dice la imputación y explica, «en los cuales se reunían los funcionarios con los empresarios de los cuales recibían dinero  en efectivo principalmente moneda estadounidense”. Alternativamente «esos puntos fijos se concretaban en estaciones públicos o privados y el pase de dinero se hacía directamente de automóvil a automóvil o también en oficinas privadas y públicas».

Stornelli sostiene en esa acusación que los cuadernos son “una verdadera bitácora del delito que escribiera Centeno entre 2005 y 2015”.

El texto sostiene también que “el primer circuito de recepción de fondos estaba conformado por quienes tenían contacto directo con quienes aportaban los fondos involucrados”.

En un “segundo circuito estaban quienes a su vez recolectaban esos fondos ilegales para entregarlos a quienes en definitiva comandaron y organizaron ese sistema”.

El fiscal concluye que “quienes se beneficiaron de este sistema recaudatorio que por cierto no es el único, según el conocimiento que en otras causa tramitan o tramitaron es este tribunal o son de público y notorio, son Néstor, Cristina Kirchner y Julio De Vido”.

Fuente: Clarín

Dejanos tu opinión