A ocho días de la votación en el Senado por el aborto legal, el «no» saca ventaja y cinco indecisos tendrán la palabra final

POLÍTICA


El proyecto del aborto legal está entrando en la recta final. A ocho días de la votación en el Senado, todavía el panorama es incierto. 

Hasta ahora, 33 senadores ya manifestaron su rechazo a la iniciativa, mientras que 27 la apoyan. Sin embargo, hay cinco legisladores que se sumarían a la «ola verde» en caso que se acepten modificaciones. Aunque la pulseada se definirá con los indecisos que todavía no adelantaron su decisión.

El último en sumarse al grupo que se opone a la interrupción voluntaria del embarazo fue Juan Carlos Marino, de la UCR de La Pampa. El radical había adelantado que necesitaba «analizar el tema con más detalle» hasta tomar una postura y que debía escuchar «a todos los pampeanos». A diferencia de los otros dos legisladores de la misma provincia, terminó inclinándose por el «no».

Al igual que sucedió en la Cámara de Diputados, los indecisos volvieron al centro de la escena. Los cinco senadores que todavía no saben -o no manifestaron en público- su voto son Ángel Rozas (UCR-Chaco), José Alperovich (PJ-Tucumán), Inés Blas (PJ-Catamarca), Omar Perotti (PJ-Santa Fe) y Juan Carlos Romero (Frente Popular-Salta).

Pero también hay un tercer grupo que en las últimas semanas empezó a pisar con más fuerza: son los que acompañarían la legalización del aborto si se agregan modificaciones.

Esta última propuesta fue encabezada por los senadores cordobeses. Carlos Caserio, Laura Rodríguez Machado y Ernesto Martínez redactaron un proyecto que, por ejemplo, cambia el límite para acceder a la práctica. En vez de aplicarse hasta la semana 14 de gestación, ellos plantearon como tope la semana 12 inclusive.

Otros de los ejes que agregan es la objeción de conciencia institucional, ya que en la media sanción de Diputados solo consideraba la decisión de los profesionales a nivel individual y no en nombre de clínicas privadas u hospitales públicos.

Otra de las diferencias con el texto original es que no impone imputación penal a los médicos que «dilaten, obstaculicen o se nieguen a practicar una aborto». Y en la misma línea se fija el compromiso de crear una partida presupuestaria para financiar la ley, para que el Estado Nacional produzca y envíe a los centros de salud públicos el Misoprostol, la droga necesaria para la práctica.

Mientras tanto, hay dos senadoras que ya marcaron una postura diferente. Es el caso de la neuquina Lucía Crexell, que ya adelantó su abstención, y la ausencia de María Eugenia Catalfamo, que cursa su octavo mes de embarazo.

Otro posible faltazo que se rumoreó fue el del expresidente Carlos Saúl Menem. Sin embargo, el entorno del riojano aclaró que el legislador se presentará en el recinto y votará en contra.

Mientras tanto, a solo un día que los senadores firmen los dictámenes, el tire y afloje no cesa. El primer desafío será concretar cuál de las dos posturas obtiene más votos para lograr un consenso y definir qué texto se debatirá primero. En este sentido, el grupo que acompaña la legislación con modificaciones jugaría un papel clave para sumar más adherentes al «sí».
Fuente: TN
Dejanos tu opinión