El faltante de combustibles se siente con fuerza a lo largo de la provincia

LOCAL POLÍTICA


Por un lado, estaciones vacías, cercadas por conos que impiden el paso y, por otro, colas de vehículos que ocupan cuadras y cuadras esperando cargar combustible.

El panorama no es claro, pero lo que sí es notorio es la falta de naftas y gasoil que están teniendo las expendedoras. Esto hace que los automovilistas busquen desesperados cargar, sin importar cuánto tiempo deban esperar.
Según consignó Iprofesional, las estaciones de servicio blancas – que no forman parte de la red de una petrolera- están teniendo un desfase de 40.000 metros cúbicos mensuales de combustibles, sobre un volumen de alrededor de 70.000 metros cúbicos que despachaban en forma habitual hasta hace menos de dos meses. Además, la merma de productos también deviene porque hay dos refinerías (San Lorenzo y Bahía Blanca) sin operar. Aunque también se habla de presiones de las petroleras con el fin de lograr un nuevo aumento en los precios.
La situación se viene repitiendo ya hace varios días y en las comunas de Misiones comienza a sentirse con más fuerza. En Posadas, los automovilistas tuvieron que hacer largas colas en la madrugada de ayer para conseguir en algunos lugares los productos.
En Candelaria, las estaciones comenzaron a racionalizar la venta y solamente cargan a cada automóvil por un monto de 500 pesos. Mientras que en San Javier preocupa que el cupo genere faltante en las próximas horas (ver Racionalizan..).

En Puerto Iguazú, las colas alcanzaron las cuatro cuadras debido a que solo una estación cuenta con todos los productos, por lo que los vecinos optan por cruzar al Brasil a cargar. Y en Eldorado el fin de semana ya se vio afectado el abastecimiento de las naftas súper (ver Cuadras…).  En Irigoyen, aún indican tener reservas pero se encuentran en alerta, teniendo en cuenta el escenario en el resto de la provincia.

Las razones de desabastecimiento

El presidente de la Cámara de Estaciones de Servicios y Afines del Nordeste (Cesane), Faruk Jalaf, explicó a El Territorio las razones del desabastecimiento en la provincia, y remarcó que el panorama comienza a agravarse porque “ahora también las YPF se están quedando sin combustibles, que eso no pasaba”. “Se está cumpliendo el cupo, que se renueva a fin de mes, entonces comienzan a quedarse sin ciertos productos y deciden suspender la venta momentáneamente, lo que supongo que se va a restablecer en los próximos días”, detalló.

Otro de los motivos es que las estaciones están trayendo combustible de Buenos Aires y no de Resistencia (Chaco) como es habitual.

“La bajante del río hace que no puedan atracar las barcazas por lo que los productos vienen desde más lejos, al ser mayor la distancia, es mayor el tiempo de llegada”, dijo.

Finalmente, la razón más preocupante expuesta por Jalaf, es “la presión de las petroleras para reclamar un aumento que se haría efectivo en agosto”. “Los precios subirían un 5%, y creo que con eso las petroleras dejarían de presionar de esta forma, aunque si el tema de las barcazas no se arregla de igual forma habrá demoras”, sostuvo.

 

Fuente: El territorio

Dejanos tu opinión